Yo también conocí al Hermano Linares

Yo era demasiado pequeña y no tengo muchos recuerdos con el hermano Linares, pero mis amigas de baile, sí. El colegio La Salle Montcada nos abandonó porque lo sabía. Era conocedor de, al menos, una víctima. Su silencio fue cómplice.

Yo también conocí al Hermano Linares
El hermano Linares en una comida con otros miembros de la comunidad de La Salle Montcada / eltaquigrafo.com

No sabría ubicar esta conversación en el tiempo. Quizá porque la hemos tenido tantas veces que me es imposible recordar con exactitud cuándo fue la última vez. La cuestión es que, a menudo, con mis amigas de la academia de baile nos gusta recordar anécdotas de nuestro paso por el colegio. Nos hace gracia haber compartido ciertos profesores, aun llevándonos 10 años de diferencia. Todas fuimos alumnas de La Salle Montcada y todas tuvimos algún tipo de contacto con el hermano Jesús Linares, ahora en el centro del foco mediático por haber abusado y violado a, al menos, una decena de menores entre los colegios de La Salle Premià, donde inició y finalizo su trayectoria docente, y La Salle Montcada, donde estuvo 18 años entremedio.

Cuando saltó la noticia a los medios de comunicación una de mis amigas me dijo “ya tardaban”. Y es cierto. La información adelantada por El Periódico, lamentablemente, no nos vino de nuevo. No sabíamos cómo, ni por qué, pero lo sabíamos desde hacía tiempo. Todo eran rumores, por supuesto, ya que ninguna de nosotras tuvo la desgracia de caer en las garras de este depredador con aspecto de cura… pero lo sabíamos, ellas, las mayores, mejor que yo, pero esta realidad había formado parte de nuestras conversaciones de sobremesa en más de una ocasión.

Los rumores dejaron de serlo

“El hermano Linares, el de enfermería, creemos que abusó de una compañera de clase”. “Todo el mundo sabía que las tutorías con el hermano Linares eran peligrosas, yo por suerte no tuve que ir nunca”. “Lo que se decía por el ‘cole’ sobre el hermano Linares no era precisamente bueno. No sé como desde La Salle permitieron que corriera el rumor sin hacer nada al respecto”.

publicidad

Lo más triste es que ahora, 30 años después de los hechos, nos enteramos por la prensa que nuestro colegio SÍ lo sabía, que estos rumores SÍ eran ciertos y que, al menos, los padres de una de las víctimas SÍ informaron a la institución de lo sucedido.

Mis recuerdos

Y yo me pregunto…. ¿enserio La Salle Montcada? ¿Enserio sabiendo que tenías a este violador como encargado, ni más ni menos, que de la enfermería, pasasteis por alto todo ello y dejasteis que siguiese con sus quehaceres hasta que en 2003 se volvió a La Salle Premià, donde también había abusado de otros tantos menores? Este señor me curó la rodilla de pequeña…. me sentó en la camilla oxidada de la enfermería, un lugar oscuro, un cuartelito húmedo, y me secó las lágrimas mientras me lavaba mi rodillita ensangrentada. Me entran nauseas al recordar que esas manos que me estaban curando habían roto tantas vidas antes.

Yo era demasiado pequeña y, a excepción de esta escena, no recuerdo muy bien al hermano Linares, pero mis amigas de baile, sí. El colegio nos abandonó porque lo sabía. Priorizó su estúpida reputación a proteger a sus alumnos. Y ya ves tu de qué sirvió…. Su silencio fue cómplice.  

La investigación judicial

Con todo, la Fiscalía Provincial de Barcelona ha iniciado diligencias de investigación por las denuncias públicas de abuso sexual a menores en La Salle de Montcada i Reixac, en un procedimiento paralelo respecto a la misma investigación iniciada en Premià de Mar. Las dos acciones judiciales se tramitarán de forma separada pese a que versan sobre hechos muy similares: los supuestos abusos sexuales a menores.

El Colegio miró hacia otro lado

Quizá no tengo derecho a pedir explicaciones, pero para mi La Salle fue mi hogar desde los 3 hasta los 18 años. En 2003 yo tenía 8 años. Durante cinco el Hermano Linares y yo nos debimos cruzamos miles de veces por los pasillos del colegio. Y ahora siento rabia de pensar que todos estuvimos expuestos a sus garras con el amparo y el silencio de esta institución que me engañó a mí, a mis padres y a tantas otras familias.

Evidentemente no se puede culpar a la dirección actual… los que mandaban en ese momento hace años que se fueron del colegio con su secreto bien guardado. Eso no quita que estemos enfadados. Yo conocí al hermano Linares. Mis amigas más mayores conocen, además, a sus víctimas. Se permitió que los casos fueran sumándose y no sé por qué, pero intuyo que los que han trascendido tan solo son un parte de los casos reales… Desde aquí todo mi apoyo a las víctimas…

1 Comentario

  1. Siempre el apoyo a las víctimas. Fui alumno de La Salle en Barcelona (Bonanova y Condal) y en Cambrils. Soy uno de los que nunca tuvo problema alguno con ningún religioso. Todo lo contrario. Estos actos (el de ocultación) sin embargo, han sido generales y no dicen nada bueno de los responsables ni, por elevación, de la institución.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here