Vulnerar el estado de alarma puede llevarte a prisión

El incumplimiento de las medidas de confinamiento puede conllevar multas de entre 100 y 600.000 euros, según la gravedad, incluso penas de hasta un año de prisión.

Vulnerar el estado de alarma puede llevarte a prisión
Parque Juan Carlos I, en Madrid | MADRID.ES

Aquellos que incumplan las restricciones fijadas por el estado de alarma, impuesto para hacer frente a la crisis del coronavirus en nuestro país, podrán ser sancionados desde una multa de 100 euros a una pena de hasta un año de prisión si se «resistiere o desobedeciere gravemente a las autoridades o sus agentes en el ejercicio de sus funciones». Así se recoge en el artículo 20 del Real Decreto, que se publicó la noche del sábado, 14 de marzo, en el Boletín Oficial del Estado. Las sanciones oscilan entre 100 y 600.000 euros o prisión de tres meses hasta un año, según la gravedad de la infracción.

Desde el Gobierno de Pedro Sánchez se han tipificado las infracciones como delitos contra la protección de la seguridad ciudadana, la salud pública y la protección civil. En cuanto a las infracciones que conlleven un delito tipificado en lo penal, las sanciones dependerán del delito en sí y de la valoración de riesgo que efectúen los agentes de la autoridad. El documento, que adelantó El País, se remite a los cuatro preceptos legales mencionados. 

Seguridad ciudadana

El primer precepto tiene que ver con la Ley de Seguridad Ciudadana, conocida popularmente como «ley mordaza». De ella, recoge las sanciones de carácter leve que se sancionan con multa de 100 a 600 euros para aquellos que retiren «vallas, encintados u otros elementos fijos o móviles colocados por las fuerzas y cuerpos de seguridad para delimitar perímetros de seguridad». Estas multas podrían ascender hasta los 30.000 euros si hubiera desobediencias o resistencia a los agentes, «así como la negativa a identificarse a requerimiento» de estos o se facilitara «datos falsos o inexactos».

Salud pública

La realización de conductas u omisiones que puedan producir un riesgo o un daño grave para la salud de la población serán motivo de sanción con multas de entre 3.001 y 60.000 euros. En caso de que estas conductas produzcan un riesgo o un daño muy grave para la salud de la población, la sanción se incrementará a un mínimo de 60.001 euros y hasta 600.000. Así mismo, el incumplimiento de forma reiterada de las instrucciones recibidas por la autoridad competente también será multado con este importe.

Sistema Nacional de Protección Civil

Otra norma de aplicación, siempre según el documento, es la Ley de 2015 del Sistema Nacional de Protección Civil. Ésta, impone multas de 1.501 euros a 30.000 a las infracciones consideradas graves por «el incumplimiento de las órdenes, prohibiciones, instrucciones o requerimientos» de la autoridad, así como en el caso de que no se colaborara con «los servicios de vigilancia y protección de las empresas públicas o privadas». Estas sanciones se elevarían hasta los 600.000 euros si se considera que esta actitud supone «una especial peligrosidad o trascendencia para la seguridad de las personas o los bienes».

Código penal

Pueden ser castigados con la pena de prisión, de tres meses a un año, o multa, de seis a dieciocho meses, los que se resistan o desobedezcan gravemente la autoridad de los agentes en el ejercicio de sus funciones. En todo caso, el documento recuerda a los policías que se debe remitir a las subdelegaciones del Gobierno un informe de lo ocurrido y, en la medida de lo posible, «realizar un reportaje fotográfico de lo actuado».

Los perros, foco de sanciones 

Estas sanciones pretender garantizar el buen cumplimiento del estado de alarma y de la cuarentena que esta situación ha conllevado. Sin embargo, parte de la población parece no acabar de entender la gravedad de la situación y no ser consciente de lo que está en juego: algunos ciclistas, corredores, paseantes en la playa o dueños de mascotas desafían el sentido común y ya han obligado a la Policía Nacional, local o autonómica a amenazar con las sanciones mencionadas.  

Los dueños de los perros son, precisamente y según la Policía Municipal de Madrid, uno de los principales problemas en la capital, sobre todo a medida que nos alejamos del centro. En Barajas, con el Parque Juan Carlos I cerrado por el estado de alarma, han amanecido los bulevares y jardines con cintas de la Policía Municipal advirtiendo que no se puede pasar. Sin embargo, son muchos los dueños de mascotas que hacen caso omiso, levantan la cinta y pasean con sus perros sueltos ajenos a la posible sanción. 

¿No ha visto la cinta?», inquiere el agente. El hombre agacha la cabeza, ata al perro y se marcha. «Mañana no tendrá tanta suerte», le avisa el policía.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here