|Vídeo| Robo exprés: lo veo, lo quiero, lo robo y me voy

El Taquígrafo ha tenido acceso a las imágenes de un robo muy peculiar en una tienda del Raval de Barcelona. Un robo improvisado, a cara descubierta que se precipita y obliga al ladrón a salir corriendo con lo primero que encuentra

Se ve en los ojos de sorpresa del ladrón que el robo fue de lo más improvisado. Su cara, sus ojos abiertos como quien no ha visto un ordenador en su vida, su frenada en seco al ver la tienda vacía de autoridad denotan, a parte de cierta caricatura cómica, que tan pronto vio la situación, tan pronto se le ocurrió robar el ordenador huérfano de vigilancia.

Como se ve en las imágenes a las que ha tenido acceso eltaquigrafo.com, un hombre, de edad indeterminada, pero con todo el rostro al descubierto, se para en seco ante el número 7 de la calle Arc de Sant Agustí en el Raval de Barcelona. Es un local de venta y reparación de teléfonos móviles y ordenadores y el propietario se encontraba, en ese preciso instante, trabajando en la trastienda. El individuo se para, abre los ojos con asombro, como un niño la mañana de Reyes, y se esconde unos segundos.

Arranca el monitor y sale corriendo

Se intuye, antes de verlo en las imágenes, lo que va a venir a continuación: el individuo procede a robar (o más bien arrancar) el ordenador del mostrador de la tienda, para luego, irse corriendo. Lo que no se espera es que la puerta de entrada al local reproduzca una breve cancioncilla cada vez que alguien entra o sale de la tienda, lo que precipita el robo, llevándose el ordenador, con los cables de conexión colgando.

El propietario alertado por la cancioncilla sale de la trastienda dispuesto a atender al cliente. Cliente que ya ha huido a la velocidad del rayo con su ordenador encima. Atónito, el propietario, tarda unos segundos en reaccionar antes salir a la calle a mirar a si el ladronzuelo había dejado algún rastro. Nada por aquí, nada por allá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here