[Vídeo] Las imágenes demuestran que Rosa Peral sacaba la lengua con frecuencia

eltaquigrafo.com ha tenido acceso a las imágenes de Rosa Peral que fueron desestimadas como pruebas en el procedimiento y que querían demostrar que el gesto de “sacar la lengua” es algo frecuente en la acusada

El pasado 3 de febrero se dio comienzo al juicio de la Guardia Urbana. La Audiencia de Barcelona acoge desde entonces y hasta el próximo 16 de marzo el proceso judicial en el que se juzga a Rosa Peral y Albert López como presuntos autores del asesinato de Pedro Rodríguez, pareja de Peral en el momento del crimen.

Los coimputados se acusan mutuamente, ninguna de las partes ha podido resolver ni cómo lo mataron, ni por qué y, además, tampoco existen testigos oculares.

Entre medio de este mediático caso, el juicio paralelo: el que la sociedad está haciendo a Rosa Peral, aun sin haberse demostrado su implicación en los hechos. Como dijo Félix Martin, representante del Ministerio Fiscal, durante la primera sesión: “Rosa Peral y Albert López son inocentes hasta que se demuestre lo contrario”.

Pero parece que, en este proceso, además de un presunto delito, también se juzgan de forma paralela los posibles “pecados” cometidos, sobre todo, por la acusada. Su vida sexual se ha posicionado en el centro del debate. Y como esto, todo movimiento realizado por Peral es analizado hasta la saciedad.

¿Uno de los que ha provocado más ríos de tinta? Sin duda, su imagen sacando la lengua. Es por ello, por lo que su defensa trató de incorporar unas imágenes en las que se puede apreciar como Rosa suele sacar la lengua cuando se le toma una imagen o vídeo.

El pecado tras el presunto delito

El viernes, 4 de mayo de 2017 fue una fecha clave en el transcurso del conocido Crimen de la Guardia Urbana. Esa noche se supo que el coche calcinado hallado en el Pantano de Foix era el de Pedro Rodríguez, pareja de Rosa Peral y desparecido desde el martes de esa semana.

Lo peor, en su interior encontraron los restos de un cadáver. La noticia se supo por la noche, pero al medio día el grupo de soporte diurno de la Guardia Urbana – cuerpo policial al que pertenecían Peral, el coimputado Albert López y la víctima, Pedro Rodríguez – organizó una comida por la jubilación de un compañero.

En dicha reunión se encontraron López y Peral, ambos acusados posteriormente a esa fecha por el supuesto asesinato premeditado de Rodríguez. Albert – como explicó en sede judicial un compañero del cuerpo – llegó primero al restaurante y, mientras el resto iban tomando asiento éste decidió esperar a Rosa en la puerta.

Minutos más tarde, los dos entraron al local donde iban a comer. Durante dicho encuentro Rosa tomó una fotografía – un selfie – en la que se ve a Albert, a otros compañeros y a ella, concretamente, sacando la lengua.

Esta imagen provocó, durante los días, meses e, incluso, años posteriores a conocerse su presunta implicación de Rosa en el crimen, largos ríos de tinta. Se la tachó de “fría”, “manipuladora” o “insensible”.

El juez desestimó otras imágenes como prueba

Con la voluntad de demostrar que el gesto de “sacar la lengua” era una mueca propia y habitual de la acusada, su defensa, liderada por Olga Arderiu, pidió durante la primera sesión del juicio – en la vista dedicada a las alegaciones y cuestiones previas – incorporar como prueba un conjunto de imágenes en que se demostraba que Peral solía hacer el gesto de forma habitual.

Aun así, el juez rechazó incorporar a la causa dichas fotografías familiares en las que se observa a Rosa sacando la lengua. Arderiu quería demostrar con estas imágenes que el gesto de sacar la lengua es un “acto distintivo” de la acusada y no una muestra de la frialdad de la que se la acusa.

Las distintas partes argumentaron que habían tenido tiempo suficiente durante la instrucción para presentar dichas imágenes. La prueba quedó desestimada, pero eltaquigrafo.com ha tenido acceso a las mismas.

Sacar la lengua era algo habitual

Como se aprecia en las imágenes cedidas a este medio, el hecho de “sacar la lengua” era un gesto que Rosa acostumbraba a hacer de forma frecuente.

Su familia recopiló distintos momentos en los que se puede ver a la acusada, incluso muchos años atrás, realizando esta mueca. En bodas, cumpleaños, comidas, entre amigos. La cámara apuntaba a Rosa y ella respondía sacando la lengua, como un acto reflejo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here