[Vídeo] Desarticulada otra banda de georgianos

Desde que se supo de la llegada masiva de mafias georgianas a Barcelona, especializadas en el robo de viviendas, se ha desarticulado a varias, asentadas en distintas ciudades catalanas.

[Vídeo] Desarticulada otra banda de georgianos
Uno de los ladrones, en plena faena.

El conflicto se desató con la polémica ocupación del colegio Menéndez Pidal en el barrio de Sant Genís dels Agudells, en Barcelona. El que fue el primer colegio concertado de la ciudad condal y, posteriormente, el plató de la serie “Merlí” acogió durante más de un año a una de las más grandes y feroces bandas de georgianos especializada en el robo de viviendas. Tras ser desalojada, hasta en dos ocasiones, sus ramificaciones se extendieron a otros puntos del territorio catalán como Vic, Rubí, Sant Cugat del Vallès o, como en este caso, la comarca de Baix Llobregat, limítrofe con Barcelona.

El pasado 4 de septiembre, los Mossos d’Esquadra de la División de Investigación Criminal y de la comisaría de Martorell (Barcelona) desarticularon a un nuevo grupo criminal de Georgia especializado en robos con fuerza en domicilios del Baix Llobregat (Barcelona), según ha informado la policía catalana en un comunicado este sábado.

Mediante el método del marcador

Los agentes pudieron detener a tres hombres, de entre 33 y 48 años, como presuntos autores de siete robos con fuerza en domicilios y de preparar decenas más mediante la colocación de marcadores en las puertas de las casas.

A través de dichos marcadores, que colocaban en las puertas de los domicilios que querían asaltar, podían saber si los inquilinos se encontraban o no en su interior, dependiendo de si el marcador seguía en su sitio de un día para otro o, por el contrario, había caído. En este último caso, el marcador caído indicaría que se habría abierto la puerta desde que los ladrones dejaron el marcador, normalmente, la noche anterior al intento de robo.

Sin embargo, si el marcador seguía intacto querría decir que sus inquilinos no se encontraban en el interior de la vivienda y podían acceder sin toparse con ellos. En junio, los Mossos detectaron la proliferación de marcadores de cola en diversas poblaciones del Baix Llobregat como Olesa de Montserrat, Abrera y Sant Andreu de la Barca (Barcelona), que eran prácticamente imperceptibles y que los ladrones colocaban entre la puerta y el marco de los pisos a los que querían entrar.

Más de 200 objetos robados

La investigación culminó el pasado 4 de septiembre, con ayuda de la colaboración ciudadana, cuando los Mossos entraron y registraron los domicilios de los miembros del grupo criminal, situados en Barcelona y Sabadell (Barcelona). En estos inmuebles, se encontraron con más de 200 objetos robados, sobre todo, joyas, relojes y dispositivos electrónicos, así como los tubos de cola que utilizaban y varios juegos de ganzúas, con lo que posteriormente accedían a las viviendas.

Los tres arrestados pasaron el 6 de septiembre a disposición judicial y la titular del Juzgado de instrucción, número 3, de Manresa, decretó la libertad con cargos.

Método utilizado a nivel europeo

Se trata de un método muy elaborado que el crimen organizado georgiano utiliza por toda Europa, pero el hecho de que se ejecute en dos fases —en la primera colocan el marcador y en la segunda perpetran el asalto— da a la policía la oportunidad de averiguar qué entramado hay detrás de los robos e interceptar a los ladrones in fraganti. Es por ello, por lo que los Mossos insisten a llamar al 112 en caso de que alguien encuentre “marcadores” en las puertas de los pisos de su finca, ya sean hechos con hilos de cola o con piezas pequeñas de plástico, que son más habituales. Precisamente ese caso, se pudo resolver gracias a la participación de varios vecinos de Sabadell y Barcelona que observaron la presencia de marcadores en sus fincas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here