[Video] Así fue la detención de “El Melillero”

El joven finalmente fue detenido en el marco de un espectacular despliegue policial y, a diferencia de lo que se puede esperar de un delincuente con sus antecedentes, la detención se desarrolló sin ningún incidente.

Sin resistencia. Ni un golpe, ni una patada, ni un insulto. Ni rastro de la sucia violencia que se puede esperar de un individuo huido por rociar a su expareja y a la mejor amiga de esta con un ácido corrosivo que, si sobreviven, las dejará marcadas de por vida. En silencio absoluto, se dejó detener, después de huir durante cuatro días, sin impedimentos. Su rostro, desencajado, su mirada, perdida, demostraban que era consciente de que la huida había llegado a su fin. 

Así fue la detención de José Arcadio D.N., conocido como ‘el Melillero’.  El joven de 26 años, huido desde el martes cuando roció a las dos chicas con ácido sulfúrico, fue detenido en el marco de un espectacular despliegue policial, bautizado como operación ‘Tindra’, que movilizó a más de 200 agentes de la Guardia Civil. Fue localizado este viernes por la noche, conduciendo una motocicleta por la carretera que va de Mijas a Coín. Y, tras una segunda persecución policial en la que se unieron varios cuerpos policiales, se cree que ‘el Melillero’ huyó a pie, aprovechando la oscuridad de la noche y la escarpada orografía, hasta el escondite que había encontrado en una zona de diseminados a las afueras de Mijas. 

Los agentes desplegados cercaron la zona para evitar que pudiera salir y realizaron una batida del terreno, que permitió descubrir la construcción abandonada donde se ocultaba el huido. En el momento de la detención, el joven estaba acompañado de otras dos personas. Allí fueron detenidos los tres. Otro grupo de guardias civiles detuvieron a otras tres personas que habrían facilitado el ocultamiento y la fuga del agresor. Algunos medios apuntan que entre los arrestados figura una de sus exnovias, su hermano y varios amigos. 

Tres puntos de vigilancia 

Fuentes cercanas a la investigación han explicado a este medio que se habían instalado tres puntos de vigilancia fijos en tres domicilios relacionados con “el Melillero”. Se cree, según apuntan estas mismas fuentes, que los amigos y el hermano, ahora detenidos, jugaron a despistar a los agentes haciendo trayectos con la Yamaha XS, propiedad del principal investigado. Con todo, la investigación sigue abierta y no se descarta que haya más detenciones. 

“El Melillero”, que previsiblemente entrará en prisión provisional, ha engrosado con esta última brutal acción un ya muy suculento listado de antecedentes policiales: con más de 20 detenciones por los diversos motivos, siete órdenes vigentes de detención y tres requisitorias para su entrada en prisión. Delitos de lesiones por palizas, robo con fuerza, otro con violencia y uno más por intimidación con arma de fuego en la sala Goltier de Torremolinos, donde supuestamente amenazó con una pistola a los empleados. 

Sandra no fue su primera víctima

El historial criminal de este individuo suma también un episodio de violencia de género hacia la madre de su hijo y, en aquel entonces, su pareja sentimental. La agresión tuvo lugar en una discoteca de Marbella en 2016. En aquella ocasión “el Melillero” supuestamente tumbó a la mujer de un puñetazo y, una vez en el suelo, la arrastró por las escaleras del local. Pero la cosa no quedó ahí. El modus operandi que utilizó cuatro años atrás es el mismo que usó con Sandra, su expareja más reciente y víctima de su vileza. Además de la agresión en la sala de fiestas, José Arcadio la acosaba, la insultaba a través de llamadas telefónicas y la amenazaba de muerte a través de las redes sociales. La agresividad de este sujeto llevó a la joven a presentar una denuncia contra él y desde entonces tiene vigente una orden de alejamiento. El 27 de enero tendrá que sentarse ante un juez para responder por los delitos de malos tratos, amenazas graves y vejaciones por los que la Fiscalía malagueña solicita para él dos años y medio de cárcel. 

Entre la vida y la muerte

Sandra, su última pareja, y Cristina, la mejor amiga de esta, no han corrido la misma suerte. Aunque durante una fuerte discusión en diciembre, que supuso el fin de la relación, Sandra recibió un corte en una mano, la joven nunca presentó una denuncia. A pesar de que la herida era compatible con un cuchillo, afirmó ante los facultativos que la atendieron que había sido su perro. Apenas un mes después de aquel violento episodio, José Arcadio ha marcado irremediablemente su vida para siempre. El ácido le ha abrasado la mitad del cuerpo y tiene las vías respiratorias afectadas por los vapores corrosivos. La chica se debate entre la vida y la muerte. Cristina, su mejor amiga y confidente, está estable aunque su estado también es grave. Aunque no se teme por su vida, el ácido ha afectado al 20% de su cuerpo. 

Ambas tendrán que enfrentarse a una ardua lucha por sobrevivir y a la marca que pervivirá en los rostros que “el Melillero”, que ya descansa entre rejas, intentó borrar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here