Usa Tinder para ligarse a sus víctimas, drogarlas y robarlas

Las víctimas reclaman una mayor implicación policial ante la flagrancia de los delitos y la peligrosidad que para la salud tienen las sustancias narcotizantes que utiliza la agresora

Usa Tinder para ligarse a sus víctimas, drogarlas y robarlas. Imagen de Tati, la sospechosa
imagen de Tati, la sospechosa que roba a sus víctimas tras contactarlas por la red Tinder

Los Mossos empiezan a acumular ya casi una docena de denuncias sobre una mujer, probablemente de nacionalidad peruana, (se hace llamar Tati pero no está oficialmente identificada) que utiliza las páginas de citas de la red para contactar con sus víctimas.

El modus operandi es similar en todos los casos: contacta con su víctima, queda con él (habitualmente son hombres) y le seduce hasta que logra introducirse en su casa. Una vez allí le administra alguna sustancia para anular su voluntad y cuando está inconsciente, desvalija el inmueble arrasando con todo lo que observa de valor.

Víctimas desconcertadas

Las víctimas, cuando despiertan, aturdidas, recurren a los centros hospitalarios para ser atendidas. Recuerdan retazos de lo sucedido, pero no el contexto.

Algunos explican que eran conscientes de lo que pasaba pero que no podían mover ni un músculo de su cuerpo.

Colirio narcótico

Allí los médicos no pueden hacer más que llamar a la policía porque en las analíticas convencionales resulta imposible constatar la presencia de esas sustancias.

Fuentes del Hospital Clínico ha señalado a eltaquigrafo.com que en algunos casos, la sustancia podría ser un determinado colirio que ingerido por vía oral y en función de la dosis podría provocar un estado de inconsciencia que se puede prologar por espacio de horas.

También se cree que esta mujer puede haber administrado escapolamina, una sustancia que anula la voluntad.

onBRANDING, con las víctimas

Algunas de estas víctimas han contactado con la empresa de ciberinvestigación onBRANDING para que les ayuden en la localización de sus teléfonos móviles (sustraídos durante el asalto) como vía de localizar a los autores de los robos.

La policía asume su incapacidad material para geolocalizar los teléfonos. Además, cuando las víctimas se personan en comisaría con los informes realizados por esta empresa en donde se marca inequívocamente la ubicación de los celulares, los denunciantes tampoco observan proactividad en los investigadores cara a desentrañar la autoría de esos robos.

Sobrecarga de trabajo

La policía habla de sobre saturación de trabajo. Selva Orejón, directora de onBRANDING, explica que “en algunos casos hemos detectado que los celulares de los teléfonos robados se encuentran en puntos muy concretos de Barcelona. Los dos últimos casos analizados, situaban los teléfonos en la calle Nou de las Ramblas y en la calle Marqués de Barberá, del casco viejo.

No nos consta que esta información entregada a la policía, que debería de haber obtenido la misma policía, haya sido utilizada. Las víctimas siguen sin poder recupera lo sustraído y además padecen el trauma del engaño”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here