Una ladrona vestida de Prada

Una ladrona vestida de Prada En la sangre

Últimamente, en los periódicos y noticiarios, el tema de la inseguridad ciudadana en Barcelona es una constante. Un alarmante aumento en los robos con violencia, centenares de agresiones con arma blanca y otros sucesos han hecho que la sensación de seguridad desaparezca de sus calles, sobre todo en algunos barrios, aquellos más frecuentados por turistas.

En la sangre’, segunda novela de la autora barcelonesa Laura Gomara, nos mete en el corazón mismo de esos delitos. Eva Valverde, la protagonista, es una joven con look de modelo y vestuario al alcance de muy pocos bolsillos. Pero, a pesar de esta apariencia cuidada hasta el más mínimo detalle, su ocupación no es otra que la de ladrona.

Ladrona de guante “de Armani”

Eva es una mujer compleja que se ha reinventado a sí misma. Empezó de casualidad en el arte de apropiarse de lo ajeno y, viendo que tenía la habilidad y el aplomo necesario para hacer de esto su profesión, fue perfeccionando su método. Con este trabajo puede pagar, digamos que con cierta facilidad, todos sus caprichos a la hora de vestirse y cuidar su aspecto físico.

Aunque ya se sabe, quien juega con fuego, se acaba quemando. Y quemado acaba su piso, una de sus posesiones más preciadas, cuando una banda rumana presiente que está metiéndose en su territorio y haciéndoles la competencia.

A partir de ese momento, todo lo que Eva había construido está en peligro. Ve como su vida rosa se va salpicando de un rojo sangriento y para salir del lío en el que está, tendrá que mancharse sus preciosas y cuidadas manos.

El culto al cuerpo, la obsesión del siglo XXI

Hoy en día, vivimos en la era de los youtubers y los influencers. Personas cuya única ocupación es ponerse ropa de marca, probar maquillajes y dejar su impronta en las redes sociales más de moda, en forma de vídeos y fotos luciendo su palmito y recomendando esos productos que las empresas hacen llegar a sus manos.

Y es que hoy más que nunca: “una imagen vale más que mil palabras”. Frase de la que Eva Valverde ha hecho su modo de vida.

Todo en ella gira en torno a su imagen: tratamientos de belleza que hacen lucir su piel tersa y joven, gimnasio para fortalecer músculos y un dineral en ropa que le dé el aspecto de estar recién salida de un catálogo de moda. 24 horas al día dedicándose a estar perfecta. Con un coste económico muy elevado cuya mejor forma de afrontar es haciendo robos aquí y allá.

Novela negra de alta costura

Debo reconocer que al principio me descolocó un poco leer en una novela negra tantas y tantas alusiones a ropa y complementos de marca. Marcas que por mi ignorancia de este mundo, desconocía por completo. A pesar de ese desconcierto inicial, Gomara ha logrado captar mi atención con una trama atractiva, unos personajes atípicos e interesantes y unos giros que hacen que las páginas vuelen entre tus manos.

Pero que todo este lujo no nos lleve a confusión, la autora catalana ha sabido tejer una trama muy oscura, en la que sus personajes han crecido bajo la presión de progenitores controladores que les han llevado a tomar decisiones con cuyas consecuencias tendrán que cargar toda su vida.

Probablemente, Eva, pase a ser uno de esos personajes que permanezcan en mi memoria durante mucho tiempo y no porque haya conseguido empatizar con ella, sino por todo lo contrario. Sus prioridades, su frialdad en la mayor parte de la historia me han hecho mirarla desde la lejanía. Ni su enfermedad ni su pasado han ayudado a que intente entender su forma de ser. Y aun así, o precisamente por eso, Eva y su historia me han cautivado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here