Una bronca familiar termina con tres colegios custodiados y 1.500 alumnos afectados

La Guardia Urbana custodiará los centros de Estudios Joan Roca de Barcelona durante, al menos, una semana. Esta medida se ha gestado después de que el propietario se encerrara este domingo en uno de ellos. Los actuales gestores de los tres centros y los representantes del Consorcio de Educación de Barcelona y Catalunya salían satisfechos de la reunión conjunta, a la espera de reencontrarse en una semana

Una bronca familiar termina con tres colegios custodiados y 1.500 alumnos afectados
momentos de tensión e intervención de los Mossos en el conflicto de las escuelas Roca en Barcelona | David P.G. twitter

Este domingo se vivieron momentos de máxima tensión ante los centros Estudios Joan Roca de Barcelona, después de que su propietario, Juan José Roca Fernández, se atrincherara en el interior de uno de ellos a pesar de que, por orden judicial, estaba apartado de sus cargos como gestor.

Roca, acompañado de un grupo de hombres de seguridad privada, cambió la cerradura de los tres centros y apareció ante los padres, concentrados ante el colegio atrincherado, como el legítimo propietario y gestor de los tres centros educativos del grupo.

Disputa por la gestión de las escuelas

El trasfondo de esta escena es una disputa familiar entre Juan Roca, el propietario, y sus tres hijos, los actuales gestores de los centros educativos. El problema empezó hace tres años, cuando Juan Roca empezó a protagonizar “decenas de despidos arbitrarios, contrataciones con criterios puramente estéticos, amenazas constantes, abuso de poder y trato vejatorio a muchos trabajadores que provocó bajas por depresión y ansiedad», según ha informado el AMPA del colegio en un comunicado, al que ha tenido acceso eltaquigrafo.com.

Gestores, trabajadores, extrabajadores y padres empezaron una lucha contra el propietario para poner fin a estas circunstancias y finalmente, tras años de lucha, el pasado 9 de enero un juzgado decretó medidas cautelares para evitar que Juan José Roca pudiera interferir sobre el funcionamiento de las escuelas.

Juan Roca reclama la gestión haciendo uso de la fuerza

La primera reacción del propietario, al conocer la decisión definitiva del juez, fue el despido de las tres directoras de los centros del grupo. Luego, este domingo, decidió tomar los centros por la fuerza: entró con ayuda de radiales en uno de ellos, se encerró y cambió la cerradura de las tres escuelas del grupo.

De este modo, Juan José Roca, quería reivindicar la gestión de los centros y arrebatar ese cargo a sus tres hijos, quienes encabezaron la denuncia contra su padre.

Durante unas horas se vivió una situación de incertidumbre total, pues se llegó a plantear, “in extremis”, el cierre de los centros durante 48h. Las familias reunidas, a modo de protesta, avisaron a los Mossos d’Esquadra para recuperar el control de las escuelas. La policía catalana consiguió disuadir a los hombres de seguridad privada, que abandonaron el centro pasadas las once de la noche.

Así pues, aunque los gestores recuperaron a primera hora del lunes el control de los centros escolares, miembros del AMPA se mostraban indignados con la actitud del propietario, quien provocó que los colegios estuviesen a punto de cerrar durante 48h, y con la inacción del Consorcio de Educación de Barcelona.

Y, a pesar de que los hijos de Juan José Roca recuperaron el control del centro, muchas familias prefirieron no poner en riesgo a sus hijos y los dejaron en casa durante la jornada del lunes; cuando estaba prevista una reunión entre los gestores, profesores y familias con el Consorcio de Educación, que representa tanto al departamento de Ensenyament como al ayuntamiento de Barcelona.

Reunión con deberes

Lunes por la mañana los profesores de los centros entraban emocionados en sus aulas, entre los aplausos de algunos padres que se habían desplazado hasta los colegios. Aun así, la presencia de alumnos fue mínima, pues los padres prefirieron esperar a que se celebrara dicha reunión.

Tras poco más de dos horas, centro e instituciones llegaban a varios acuerdos, entre ellos volverse a ver en una semana para proponer medidas y soluciones definitivas. De momento, lo que se ha acordado es que la Guardia Urbana custodiará los centros, al menos una semana, para evitar más incidentes.

En declaraciones a eltaquigrafo.com, un portavoz del Consorcio afirmaba que esta “fue una reunión para escuchar todas las partes, reflexionar y buscar soluciones”. Ahora tienen una semana para estudiar el caso y proponer acciones, legales si hace falta, que garanticen la normalidad de los centros, otra vez.

En declaraciones a los medios, Josep González-Cambray, presidente del Consorcio, aseguró que la prioridad es “garantizar la escolarización de los alumnos” después de constatar que “existe un buen proyecto educativo”. Reconocía, por otro lado, que las vías de comunicación en este caso habían fallado y se debían corregir, pues a pesar de las múltiples quejas enviadas por los centros, des del Consorcio no se tenía constancia del problema.

Laia Ortiz, teniente de alcalde del ayuntamiento de Barcelona, también estaba presente en la reunión, aunque como vicepresidenta del Consorcio y regidora del distrito de Sant Andreu. Ortiz afirmaba que el domingo fue la primera vez que tuvieron conocimiento de que sucedía algo grave en los centros Roca y su objetivo, ahora, es trabajar para garantizar la escolaridad con todas las garantías y transmitir tranquilidad a los padres y alumnos.

Con todo, el litigio familiar está afectando cerca de 1.500 alumnos y 300 trabajadores que esperan que las partes se pongan de acuerdo para poder seguir con la normalidad del colegio, la cual hace años que se ve alterada por el comportamiento de Juan José Roca.

El Consorcio actuará como mediador y controlador, intentando gestionar los problemas del colegio al margen del litigio interno existente. Por eso aseguran que tomaran las medidas necesarias, pues tienen una semana para preparar y reflexionar sobre el futuro de las escuelas Roca.

1 Comentario

  1. Las escuelas Joan Roca tanto en la Avenida Meridiana cómo en la Rambla de Guipúzcoa, tienen un excelente proyecto educativo, desde P5 se fomenta la lectura, y lo más importante es que los niños acuden felices a sus clases.
    Siendo padres de alumnos escolarizados en ambos centros deseamos que nada de esto afecte a la escolarización de nuestros hijos. Esperamos que todo esto se zanje a la mayor brevedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here