Una agresión mutua, acabó con el mordisco de la lengua, según el fiscal

El Ministerio Público concluye que Adaia López le arrancó la lengua a su pareja después de que ambos discutieran y se agredieran mutuamente

Una agresión mutua, acabó con el mordisco de la lengua, según el fiscal
Fiscalía acusa a Adaia López de un delito de lesiones

Fue en el transcurso de un beso, un beso traición, porque estaba precedido por una fuerte discusión y por una no menos fuerte pelea. Ocurría el día 26 de junio de 2016 a las 23.00 horas, en la vivienda propiedad de Aron Bertomeu.

Aquella noche él y su pareja, Adaia López, “mantuvieron una discusión y con intención de menoscabar la integridad física del contrario, se agredieron mutuamente”.

Así inicia el fiscal del caso, (que pide ocho años de cárcel a la mujer y uno al hombre), su escrito de acusación. Añade: “En concreto, el señor Bertomeu agarró del cuello a la señora López, la levantó y la tiró al suelo, donde la tuvo contenida y no le dejó que cogiera el móvil, para, más tarde, agarrarla de nuevo por la boca y por el cuello, abrirle con las manos la boca, meterle los dedos y presionarle el piercing que la mujer llevaba en la boca. A continuación, la señora López, mordió con fuerza la lengua del señor Bertomeu, mientras éste la besaba”.

Como consecuencia del mordisco, el hombre sufrió la amputación de dos terceras partes de la lengua. El fiscal explica que, a causa del altercado, ella sufrió una ligera erosión en la base del cuello y él tratamiento quirúrgico y más de 90 días de baja para su curación.

El fiscal acusa al joven de maltrato y a ella de lesiones.

Alevosía parentesco

Aron Bertomeu ha presentado su escrito acusatorio y, en él, eleva la petición de pena a 10 años de cárcel para ella al contemplar el agravante de alevosía y de parentesco.

El relato que hace el hombre en su escrito de acusación es diferente al del fiscal. Habla que estando ambos en casa de él, discutieron y ella, “enloquecida” empezó a romper objetos del domicilio, hasta que finalmente se fue.

Bertomeu afirma en su escrito que ella regresó, más clamada, pero que al poco tiempo volvió a “entrar en cólera. Mi representado trató de calmarla, le dio un abrazo y con su consentimiento, la besó en la boca, momento en que la acusada, aprovechando la situación de confianza, le dio un fuerte mordisco en la lengua, amputándole el tercio anterior. Mi representado, ante esta súbita e inesperada agresión, la apartó cogiéndola del cuello. Acto seguido, la acusada escupió al suelo el trozo de lengua y se dio a la fuga”.

Aron Bertomeu pide para la que fue su novia (a quien conoció a través de una página de contactos), una indemnización de 67.000 euros por las secuelas que sufre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here