Un ‘vuelco’ de marihuana termina con el secuestro y tortura de un joven

Un joven de nacionalidad rumana permaneció secuestrado durante 19 días en los que fue sometido a durísimas torturas. Los secuestradores llegaron a enviar una foto suya, con la cara desfigurada, a su padre, a quien solicitaron un rescate de 750.000 euros.

Un ‘vuelco’ de marihuana termina con el secuestro y tortura de un joven
Un agente de la Policía Nacional en un control de carreteras | CNP

Atado de pies y manos, víctima de palizas constantes, quemaduras de cigarros y golpes con un cable. Así fue el cautiverio de un joven rumano retenido durante 19 agónicos días por un ajuste de cuentas relacionado con el tráfico de marihuana. Sus captores llegaron a intentar asfixiarlo en varias ocasiones y a apuntarle a la cabeza con una pistola. Ahora, la Policía Nacional lo ha liberado. 

La investigación se inició cuando la policía española recibió un aviso de la Agregaduría de Interior de Rumanía alertando sobre el posible secuestro de un ciudadano rumano en la localidad tarraconense de Vilaverd. Según el testimonio del padre de la propia víctima, se trataría de un ajuste de cuentas por un cargamento de marihuana desaparecido días atrás.

Secuestrado por un ‘vuelco’

El padre de la víctima, propietario de una empresa familiar de transporte internacional, se percató de que uno de sus camiones había desaparecido mientras cubría un trayecto entre Valencia e Italia. Aunque el vehículo apareció abandonado cerca de Girona, la carga nunca llegó a su destino. Por ese motivo, el hombre decidió viajar hasta España para recuperar el vehículo él mismo. Cuando llegó a nuestro país, su hijo le explicó desde Rumanía que el camión abandonado estaba realizando “un transporte especial”. El hijo le dijo entonces que, días atrás, dos transportistas contratados por él mismo habían recogido en Valencia 700 kilos de marihuana y los habían transferido de un único tráiler a dos camiones más pequeños, propiedad de su padre, que partirían desde Girona: un camionero llevaría 400 kilos en uno de los camiones hasta Alemania mientras que otro transportaría los 300 kilos restantes hasta Italia. Mientras que el primero completó su recorrido sin complicaciones, el segundo desapareció con la carga. 

Tras hacerle esta confesión a su padre, el joven viajó también hasta España para reunirse con su progenitor e idear un plan para solucionar lo ocurrido. Después de una búsqueda infructuosa por su cuenta, decidió confesar la pérdida de parte de la mercancía a tres ciudadanos albaneses: los dueños de la marihuana. Los hombres le propusieron al joven rumano que se subiera a su vehículo para buscar al conductor a la fuga conjuntamente. Sin embargo, nunca regresaron al lugar donde esperaba el padre del chico. Poco después, el progenitor fue informado de que su hijo había sido víctima de un secuestro “hasta que apareciese el conductor secuestrado o recuperaran la mercancía robada”. 

publicidad

Un rescate de 750.000 euros

La siguiente noticia que recibió el padre del secuestrado fue una fotografía de su hijo con la cara desfigurada por los golpes junto a una solicitud de un rescate de 750.000 euros, la cantidad en la que estimaban el valor de la mercancía sustraída por el conductor contratado por la víctima. Ante la imposibilidad de dar con el paradero de su hijo, el padre decidió regresar a Rumanía y pedir ayuda a las autoridades de su país. La cooperación internacional fue fundamental para resolver este caso. 

Liberado en Tarragona

La Policía Nacional recibió una información sobre la posibilidad de que el joven se encontrara secuestrado en España y desarrolló un operativo para localizarlo. Las pesquisas de los investigadores lo situaron en Elche, de donde estaba previsto que lo trasladaran hasta Girona oculto en el interior de un vehículo. Fue entonces cuando, a la altura de Tarragona, varios agentes del CNP le dieron el alto en un dispositivo policial y liberaron a la víctima. Además, en el marco de la misma operación, lograron detener a dos personas relacionadas con el secuestro, ambas de origen rumano, que tras pasar a disposición judicial han sido enviadas a prisión. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here