Un preso vuelve de un permiso y en el chequeo protocolario: pantalones, calzoncillos y una 9mm parabellum

Fuentes del sindicato CSIF prisiones denuncian el hallazgo y aunque no saben, por ahora, si se trata de una réplica, ponen de manifiesto los riesgos a los que su colectivo queda expuesto

Un preso vuelve de un permiso y en el chequeo protocolario: pantalones, calzoncillos y una 9mm parabellum
encontraron el arma entre sus pertenencias / CSIF

Este jueves, en el centro penitenciario de Lledoners (Figueres) los funcionarios de la prisión localizaron, escondida entre las pertenencias de un reo, una pistola 9mm parabellum. El interno, que había pasado unos días fuera del centro para visitar a su familia, pretendía entrar de nuevo al centro penitenciario con el arma de fuego. Aunque no se sabe todavía si se trata de una réplica, está claro, aseguran fuentes del sindicato CSIF, que “no es normal”.

“Lo trataremos como caso aislado, de momento” han apuntado en sus redes sociales. Sin embargo, han querido visibilizar los riesgos a los que se enfrenta su colectivo, que en los últimos meses ha sido agredido hasta con palos de escoba o placas metálicas.

Los datos han hablado

Es ante esa situación de inseguridad permanente que hace una semana los sindicatos de funcionarios de prisiones se manifestaron ante las puertas del Parlament de Catalunya, para exigir, una vez más, más medidas para frenar el auge de las agresiones a este colectivo. Agresiones que, como publicó eltaquigrafo.com, se han octuplicado en algunos casos desde 2018.  

publicidad

En este sentido, de forma generalizada, los ataques, este primer semestre (de enero a junio), se han triplicado respecto al mismo período de 2018; pero, en algunas prisiones, los incidentes se han llegado a octuplicar, como es el caso del centro penitenciario de Ponent, en Lleida, donde se ha pasado de 2 casos en 2018 a 17 en 2022.

“Somos un colectivo envejecido y agredido”

Ante esta situación, el portavoz de CSIF, Alberto Gómez, insiste en la necesidad de dotar las prisiones catalanas con más personal y que éste esté bien equipado.No queremos más chantajes por parte de quien no tiene la sensibilidad de comprender que somos un colectivo envejecido y agredido”, manifestó el portavoz en una de las múltiples concentraciones que han organizado recientemente.

Según manifiesta su lucha, equiparar a este colectivo con agentes de la autoridad amedrentaría a los presos, que se lo pensarían dos veces -aseguran- antes de agredir a ningún funcionario.

1 Comentario

  1. ¿Tiene que ver el auge de agresiones, con que casi el 30% de la población reclusa son extranjeros? ¿Y los preventivos el 44%? No me digas más Federica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here