Un forense mexicano revoluciona el método de identificación de cadáveres

Merecedor de diversos premios de ciencia y reconocimientos de talla mundial el Doctor Alejandro ha marcado un precedente en la historia de la humanidad por medio de su descubrimiento en el área forense y criminológica.

m
Opinión de Jesús Soto para eltaquigrafo.com

“Las personas que han fallecido y se hayan en los depósitos cadavéricos de las instituciones de gobierno aún sin identificar, merecen un respeto absoluto al igual que los que son encontrados en las fosas clandestinas o en otros terrenos de la geografía nacional.

Sus familiares merecen que nos esforcemos para resolver su desaparición y privación de la vida”.

Doctor: Alejandro Hernández Cárdenas.

publicidad

Con gran asombro muchos que desconocen el tema encuentran la similitud con una historia de terror, donde un científico reanima cadáveres en un laboratorio
pero, en esta ocasión la realidad supera la ficción. Un médico forense de origen mexicano ha realizado un descubrimiento que marcó un avance sin precedentes en las ciencias forenses y en la investigación de delitos de alto impacto como lo son el  homicidio y el feminicidio.



Esta técnica sirve para identificar y determinar la causa de muerte de los cuerpos que entran en estado de momificación o putrefacción. Con ella se busca revertir los fenómenos cadavéricos para así encontrar características útiles para su identificación principalmente. La experimentación surgió como una necesidad ante la cantidad de cuerpos que se han encontrado en caminos del extrarradio y fosas clandestinas en Ciudad Juárez,  ayuda de gran manera a madres de mujeres víctimas de feminicidio, personas ejecutadas por los grupos delictivos, cuyos cuerpos han sido abandonados, teniendo presente la complicación que este fenómeno social tiene para las autoridades debido a que Ciudad Juárez se ubica en un desierto imponente al norte de México, frontera con El Paso Texas, donde las condiciones de clima contribuyen de forma inminente a las descomposición de dichos cuerpos. 


Las primeras pruebas comenzaron con dedos de cadáveres momificados, mismos que sumergía en una solución química a base de agua triplemente destilada, agregó otras sustancias para los resultados que ahora se lograron. Posteriormente probó la fórmula en extremidades de mayor tamaño como brazos y piernas, después vio la posibilidad de ejecutar la técnica sumergiendo un cuerpo completo.

Para esto, Hernández Cárdenas diseñó un contenedor lo suficientemente grande, su equipo y él le conocen como; el jacuzzi. Este contenedor está fabricado de un acrílico transparente uniendo cuidadosamente las piezas debido a que cualquier otra sustancia, inclusive el pegamento, solventes y adhesivos para plástico pueden interferir con la formula química.



Tras varios ejercicios de experimentación y una dedicación característica de su persona, el Doctor Alejandro Hernández, investigador de la Unidad de Ciencias Forenses y Servicios Periciales de Ciudad Juárez, encontró la fórmula química que permite rehidratar los cuerpos momificados, con la finalidad de poder identificarlos a través de sus facciones y la obtención de huellas digitales.

Procedimiento



Se debe introducir el cadáver en el contenedor de plástico. El doctor, con la ayuda de uno o de varios asistentes, suspenden el cuerpo con ayuda de un arnés corredizo instalado en el techo del laboratorio para sumergirlo en su totalidad.

Debido a las condiciones del tejido, así como de los restos de músculo y hueso, el cadáver logra ir al fondo del depósito permaneciendo el tiempo requerido, este con base en la observación y ganancia en la rehidratación.



El tiempo de rehidratación del tejido es variable de acuerdo con el estado de momificación, en un inicio eran de 10 a 14 días. No obstante, al mejorar la fórmula el tiempo se redujo de 5 a 7 días para obtener un resultado satisfactorio, es decir, que el tejido y las facciones del cadáver sean distinguibles casi al cien por cien, “como si acabara de fallecer.

.

Cuando termina el proceso, el cuerpo sale de la fórmula para secarse y someterlo a pruebas de identificación, así como para determinar causas de muerte, y el tiempo que pasó momificado.

Actualmente


El resultado de este procedimiento es utilizado para investigación policial y descubrimiento de casos criminales debido a que los cadáveres recuperan sus características casi a la condición original. La rehidratación de cadáveres se puede procesar sobre cuerpos en estado avanzado de putrefacción, siempre y cuando no estén en etapa de licuefacción o esqueletización, y también es viable para recuperar bastantes tejidos de los cadáveres momificados.



En algunos otros medios de opinión pública el forense a externado que:
pretende mejorar la fórmula para reducir el tiempo de espera en la rehidratación. De 5 a 7 días, busca que los efectos sean inmediatos, con el objetivo de acelerar la identificación del cadáver, esto permitiría a las autoridades concretar la investigación inclusive si la persona había desaparecido, para encaminar la causa de muerte y asociarse a un hecho delictivo de los que se catalogan de alto impacto.


Así nace el gran suceso


La primera identificación fue la de una mujer que contaba con un proceso de putrefacción detenido por las condiciones del suelo a pesar del clima de la región norte de México. Gran parte de sus tejidos fueron rehidratados y la experimentación fue un éxito a pesar de años de errores e intentos fallidos con otros cadáveres.

Se logró plasmar una huella dactilar y hacer la búsqueda en el banco de información de personas desaparecidas, fortalecer con exámenes de ADN y auxiliar a la familia en el proceso burocrático de la identificación postmortem.

Su impacto en el mundo de la criminología y las ciencias policiales.


En la actualidad las aportaciones sobre la técnica de rehidratación cadavérica han revolucionado la ciencia forense a nivel mundial, permitiendo que exista una verdad histórica en los hechos delictivos y dando una dirección contundente en la aplicación de la justicia.

Junto al descubrimiento han nacido un gran número de mitos sobre la actividad mencionada. Constantemente se cuestiona al doctor si es verdad que los cadáveres vuelven a la vida, que si él puede hacer que los muertos regresen del más allá etc.

Sonríe y responde: yo sólo intento regresarles la dignidad y el respeto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here