Un famoso fotógrafo infantil, detenido por abusar de una decena de niños

Desde su detención en abril se han presentado once denuncias por hechos similares en los que estaría implicado este conocido fotógrafo de Madrid. Otras quince familias han acudido a la Policía Nacional a informarse sobre este caso, en el que podría haber decenas de víctimas

Un famoso fotógrafo infantil, detenido por abusar de una decena de niños
El fotógrafo era muy conocido en Madrid, donde tenía un estudio fotográfico propio desde hace más de una década | Pixabay

Ofrecía books gratis a las niñas que soñaban con ser modelos y, mientras se cambiaban de ropa en el vestuario de su estudio fotográfico, aprovechaba para retratarlas desnudas y agredirlas sexualmente. Con este modus operandi, un fotógrafo afincado en Usera, de 51 años y con antecedentes por estafa, abusó presuntamente de, al menos, una decena de menores. 

Fue la madre de dos hermanas menores de edad la que descubrió que el hombre había entrado en el interior del probador mientras las niñas estaban dentro para fotografiarlas desnudas y realizarles tocamientos de carácter sexual. La mujer denunció estos hechos ante la Guardia Civil de Colmenar Viejo en marzo de este año. Tras comprobar que carecía de licencia y que ejercía la dudosa profesión de fotógrafo en un local que no reunía las condiciones para ello, sumado a la denuncia por dos presuntas agresiones sexuales a menores, este sujeto ingresó en prisión preventiva en abril, según ha desvelado este miércoles Telemadrid. De hecho, fue él mismo quien se entregó en una comisaría de La Latina. 

Podría haber decenas de víctimas

La Unidad de Atención a la Familia y la Mujer (UFAM) de la Policía Nacional, que ha asumido la investigación de estos hechos, ha reunido ya once denuncias por episodios similares en los que estaría implicado el fotógrafo. Las denuncias han llegado desde varios puntos de la Comunidad de Madrid: Velilla de San Antonio, Leganés, San Lorenzo del Escorial, Parla o Getafe, entre otros municipios. Asimismo, a estas once denuncias formales se suman las consultas de otras quince familias que habrían requerido en algún momento los servicios de este supuesto fotógrafo y que han acudido a solicitar información al enterarse de lo sucedido. 

Todas las víctimas de los presuntos abusos sexuales del fotógrafo tienen entre 9 y 11 años. El temor de las familias ahora es que el acusado fuera un traficante de imágenes y que las fotografías tomadas a sus hijas puedan haber sido difundidas en páginas de pornografía infantil o intercambiadas en redes de pedófilos. 

publicidad

Se inventaba campañas de moda

El presunto autor de los hechos trabajaba como fotógrafo de moda infantil en su propio estudio desde hace una década en el madrileño barrio de Usera. Para no levantar las sospechas de los progenitores de las niñas, el sujeto se inventaba campañas publicitarias de ropa infantil. Con esa excusa, les proponía participar en la campaña como modelos y, a cambio, les ofrecía books gratuitos. No obstante, los padres no recibían la totalidad del material. Ahora saben que, entre las fotos que se guardaba, había imágenes en las que las menores aparecían hipersexualizadas y con poca ropa. 

Asimismo, el acusado llegó a ir de excursión a varios puntos de Madrid con algunas de las niñas y sus familias para afianzar la confianza que los progenitores habían depositado en él. «Era encantador, demasiado, con los padres y con los niños», ha recordado la madre de una de las víctimas ante las cámaras de Telemadrid. En una de estas salidas, a la madre de una de las menores llegó a proponerle una sesión en la que ambas, madre e hija, tendrían que posar desnudas. 

Preguntas comprometidas y tocamientos

Según el relato de las menores víctimas de este presunto pederasta, el fotógrafo les pedía que se probaran trajes de baño en el vestuario del estudio de fotografía y, mientras se estaban cambiando de ropa, se colaba en el interior. Los testimonios coinciden en que durante estos cambios de ropa el ahora acusado no dejaba que los padres estuvieran presentes. Con la impunidad de saber que nadie lo descubriría, aprovechaba para hacer preguntas incómodas a las niñas y realizarles tocamientos. Por el momento, el Juzgado número 39 de Madrid continúa investigando este caso en el que podría haber un gran número de menores afectados. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here