Un celador detenido por violar a una paciente de psiquiatría

Los hechos se habrían producido durante la madrugada del jueves y del sábado en la unidad de psiquiatría del Hospital Ramón y Cajal de Madrid

Un celador detenido por violar a una paciente de psiquiatría
Los hechos se han producido en la unidad de psiquiatría del Hospital Ramón y Cajal | EFE

La Policía Nacional ha detenido a un celador, de nacionalidad española y 36 años, como presunto autor de una agresión sexual a una joven de 18 años, paciente de psiquiatría, en el hospital madrileño Ramón y Cajal. Se trata de uno de los celadores encargados de la vigilancia de esta área durante el turno de noche, donde hay 30 pacientes ingresados, y que fue contratado en los últimos meses de pandemia como refuerzo.

Los hechos por los que ha sido detenido se produjeron, presuntamente, durante la noche del jueves, 29 de abril, y del sábado, 1 de mayo, cuando el celador ofreció a la chica, ingresada desde hace tres semanas por un trastorno mental transitorio, tabaco y cocaína antes de obligarla, presuntamente, a realizarle actos de índole sexual. Aunque la joven nunca había consumido drogas, el detenido le dejaba por las noches rayas de cocaína sobre la mesilla, tabaco y un teléfono móvil para hablar con ella. 

Descubierto por sus propios compañeros

Fueron los propios trabajadores de la unidad de psiquiatría los que dieron la voz de alarma el pasado 29 de abril tras descubrir un mechero y restos de cocaína en la habitación de la paciente. Según El Mundo, aunque la Jefa de la Unidad de Psiquiatría solicitó el cese inmediato del trabajador, el hombre regresó a su puesto de trabajo y cometió, tan solo un día después, la segunda agresión sexual. 

Tras interrogar a la chica, la víctima explicó que había sufrido dos violaciones por parte de un celador del turno de noche. El Hospital Ramón y Cajal denunció los hechos ante la Policía Nacional y, tras activar el protocolo específico para una presunta agresión sexual, los agentes detuvieron al celador el domingo 3 de mayo sobre las cuatro de la tarde. 

publicidad

La familia de la joven se lamenta de que el hospital no haya tenido un mayor control y vigilancia sobre sus trabajadores y ha solicitado el traslado de la joven, que continúa ingresada en la unidad de psiquiatría. Por su parte, el hospital le ha ofrecido a la víctima atención psicológica para superar este duro trance. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here