Tu refugio en el Infierno: “una oda a la gente que se mete en líos”

José María Fuster-Fabra, abogado, se estrena en la ficción con una novela policíaca que aúna, por un lado, su experiencia tras 34 años defendiendo agentes de policía con su mente inquieta y llena de imaginación.

Tu refugio en el Infierno: “una oda a la gente que se mete en líos”
Fuster-Fabra, abogado, se estrena en la ficción con la novela "Tu refugio en el infierno" (Editorial Espasa) / El Taquígrafo

“Una oda a la gente que se mete en líos, como yo y como el protagonista de mi novela”. Para la gente que no ha venido a aburrirse al mundo, para la gente que tiene historias que contar: Tu refugio en el infierno (Editorial Espasa) es su pequeño homenaje. José María Fuster-Fabra, abogado, reconocido por haber participado en decenas de juicios contra el terrorismo etarra y yihadista en nuestro país, se estrena en la ficción con una novela policiaca que aúna, por un lado, su experiencia tras 34 años defendiendo agentes de policía con su mente inquieta y llena de imaginación.

De este modo, el letrado creó a su protagonista, a Francisco de Borja Alba de Lauria y Monforte, Fran para los amigos, un inspector de Policía en Barcelona, marqués de Gules “por la desgracia” de su padre. Un personaje canalla, al que le gustan las mujeres, los buenos restaurantes y la buena vida, pero, que como se intuye con el título de la obra, es leal hasta el punto de convertirse en “el refugio en el infierno” para cualquiera de sus amigos y seres queridos.

Ficción con muchos detalles de realidad

Bebiendo de este coctel de experiencia e imaginación, Fuster-Fabra se ha inspirado en casos y personas reales para crear una trama y unos personajes de ficción con muchos detalles de realidad. Una historia que aborda una investigación relacionada con la corrupción, el narcotráfico y la prostitución de lujo que salpica a policías, guardias civiles, mossos, abogados, fiscales, jueces y hasta políticos corruptos. Un viaje literario que trasporta al lector por los rincones más inhóspitos de la Barcelona actual.

Así pues, todos los protagonistas están «inspirados en gente real» desde Francisco de Borja, hasta los policías y abogados que aparecen en escena. «La trama general es inventada, pero hay elementos del relato basados en hechos reales y los personajes están inspirados en alguien que existe, aunque, por secreto profesional, he procurado inventar sitios y situaciones para entremezclarlo» señala el letrado, quien asegura que muchos amigos suyos policías, abogados, fiscales o magistrados pueden, incluso, reconocerse en la historia.

publicidad

Saber lo que es real, de lo que se ha ficcionado es un trabajo que el protagonista, en primera persona, ayuda a resolver al final de la novela: «Si les apetece tratar de descubrir qué es real y qué no, permítanme darles una pista: lo más inverosímil me sucedió a mí o a otros; lo más lógico seguramente sea inventado».

Personajes en homenaje

En este sentido, la coprotagonista, la abogada Irene Serrano, explica Fuster-Fabra, es un homenaje a todas las mujeres abogadas que trabajan con él. “Cuando nos enfrentamos en condiciones normales a oposiciones como la de fiscal o magistrado, ellas sacan la mayoría de las plazas. Sin embargo, en los grandes casos siempre están personados hombres y solemos ser veteranos. Ahora hay magnificas abogadas que se están abriendo camino en un mundo de hombres, como este personaje femenino que, además de dar réplica a Fran, permite mostrar cómo ha aprendido a moverse en un ambiente masculino”. Su escuela fue el fútbol, el letrado la sitúa en un ambiente “perico”, y es que el Espanyol es el equipo del escritor, una de sus grandes pasiones.

Fuster-Fabra también menciona con especial cariño a Efe Efe. “Un veterano y curtido letrado a quien, en vez de dedicarse a ganar dinero asesorando empresas, le había dado por defender policías”. Su personaje, donde ha volcado su persona y experiencia. “Para tomar distancia del protagonista, me creé como personaje en la novela». De este modo, Francisco de Borja podía adquirir una personalidad propia, influenciada por su mirada, pero alejada de su persona.

El día a día de la policía

La novela, además, recoge, como sólo un letrado que ha defendido a más de 500 agentes a lo largo de toda su carrera profesional podría saber, la relación entre los diversos cuerpos policiales. «Hay frases que los definen bastante en la novela como cuando digo ‘los polis huelen a asfalto, a hormigón, a calle, nadie como un poli sabe cómo se dobla una esquina’ o ‘la Guardia Civil es la tenacidad, la constancia, el no soltar a la presa, tener por enemigo a un guardia civil es un mal negocio’» señala Fuster Fabra.

De hecho, su vocación, como la de Efe Efe, siempre ha sido “defender a los que nos defienden”. «Todo el mundo tiene derecho a la defensa, pero mucha gente niega la presunción de inocencia de la gente que nos defiende».

“Yo seré tu hermano de sangre y tu refugio en el infierno”

Escrita a pluma y durante los tres meses que duró el confinamiento más estricto, “Tu refugio en el infierno” bebe de su historia, su experiencia personal y profesional y sus valores: la lealtad, el valor y la lucha frente a la vida. El título es toda una declaración de intenciones: de la canción “Hermanos de sangre” de Loquillo, su lema de vida particular, Fuster-Fabra recoge la idea que transmite la letra y la plasma en su obra. “Yo seré tu hermano de sangre y tu refugio en el infierno”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here