Tres años más de prisión para dos miembros de La Manada

El juez de la Audiencia de Navarra considera que los vídeos y fotos tomados por los condenados constituyen un delito contra la intimidad.

Tres años más de prisión para dos miembros de La Manada
Antonio Manuel Guerrero (izquierda) y Alfonso Cabezuelo grabaron la violación grupal.

Dos de los jóvenes sevillanos conocidos como La Manada de Pamplona, el exguardia civil, Antonio Manuel Guerrero, y el exmilitar, Alfonso Cabezuelo, han sido condenados hoy por la Audiencia Provincial de Navarra a tres años y tres meses de cárcel y 5.670 euros de multa, por un delito contra la intimidad por las grabaciones y fotografías de la agresión sexual que ellos mismos perpetraron y que tomaron con sus teléfonos móviles. Los otros tres encausados han sido absueltos de este delito. 

En la sentencia, que puede ser recurrida ante la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN), los magistrados han impuesto a los dos condenados las máximas penas de prisión solicitadas por las respectivas acusaciones —la particular, ejercida por la víctima, y las dos populares, ejercitadas por el Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona—, así como la mayor multa, reclamada en este caso por las dos acciones populares. 

La pena se suma a los 15 años de prisión por un delito continuado de violación que les impuso el Tribunal Supremo el pasado mes de junio, con lo que el total de la condena asciende a más de 18 años de prisión para Alfonso Cabezuelo; y a más de 20 en el caso de Antonio Manuel Guerrero, que fue sentenciado a dos años más de prisión por el robo del móvil de la víctima.

Paralelamente en Córdoba

La vista para dirimir este delito que quedaba pendiente del caso de la violación grupal de los ‹sanfermines› de 2016, se ha llevado hoy a cabo a puerta cerrada y la resolución ha sido tomada por los tres mismos magistrados de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra que juzgaron el caso en primera instancia en noviembre de 2017.

Paralelamente a esta decisión, esta semana se celebra en la Ciudad de la Justicia de Córdoba el juicio contra cuatro de los cinco miembros de La Manada, por un presunto delito de abuso sexual a una joven de Pozoblanco (Córdoba), tan solo dos meses antes de perpetrar la de Pamplona en 2016. La Fiscalía pide para cada uno de los integrantes tres años de cárcel por un delito de abuso sexual, penas que se sumarían a las ya impuestas por la agresión a la joven en los ‹sanfermines› de 2016. 

Los cuatro miembros que están siendo juzgados se declararon inocentes en la primera jornada de la vista oral y se acogieron a su derecho a no responder a las preguntas de ninguna de las partes, incluida su defensa. 

El juez admite los vídeos como prueba

La validez de los dos vídeos que grabaron el pasado 1 de mayo de 2016, en los que se les ve tocando los pechos y besando a la víctima, y que después compartieron en dos grupos de WhatsApp, centró buena parte de la primera sesión. 

El abogado de los acusados pidió la nulidad de las grabaciones por haberse obtenido en el entorno de la instrucción de la agresión sexual de los ‹sanfermines› de 2016 y la suspensión del juicio hasta que el magistrado decida. Las acusaciones se han opuesto por entender que el consentimiento que otorgaron los jóvenes cuando entregaron voluntariamente sus móviles durante la investigación de la violación de Pamplona está por encima de cualquier autorización judicial expresa.

Finalmente, el titular del Juzgado, número 1, de Córdoba resolvió rechazar la nulidad de la prueba videográfica sobre los supuestos abusos sexuales de cuatro miembros de ‹La Manada› a una joven en Pozoblanco, tal y como había solicitado en cuestiones previas el abogado defensor. El juez ha estimado que dicha prueba es «ciertamente determinante» pero no es la «única» que se practicará en el juicio, durante el cual se podrá determinar si se obtuvo «de forma ilícita» o la investigación «fue prospectiva o no».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here