Trece años sin Marta del Castillo

Este lunes se cumplen 13 años de la desaparición y el asesinato de la adolescente sevillana, Marta del Castillo. Miguel Carcaño es el único de todos los sospechosos que permanece en prisión, mientras el cuerpo de Marta sigue sin aparecer

Trece años sin Marta del Castillo
Este lunes se cumplen 13 años de la desaparición y el asesinato de la adolescente sevillana, Marta del Castillo / Archivo

El crimen de Marta del Castillo sacudió en 2009 a la ciudad de Sevilla y a todo el país. A medida que se iban conociendo los detalles de la investigación, el foco mediático se centró en este controvertido asesinato con muchos sospechosos, muchas mentiras y, a día de hoy, con muchos interrogantes aún por resolver. Este lunes 24 de enero, se cumplen 13 años de la desaparición y asesinato de la adolescente de 17 años.

Marta salió esa tarde de su casa, había quedado con su exnovio, Miguel Carcaño, y ya no volvió. Su cuerpo lleva desaparecido desde entonces. Ninguno de los sospechosos, ni siquiera Carcaño que cumple prisión por estos hechos, ha revelado jamás el paradero del cadáver.

El piso de León XIII

A las 17:30 de aquel día, la joven Marta del Castillo salió de su casa para hablar con su expareja, Miguel Carcaño, que la fue a buscar en su casa con la moto. Las horas iban pasando y la menor no volvía a casa. Sus padres se empezaron a preocupar y, después de los mensajes contradictorios que dijeron los amigos de la Marta a sus padres, éstos decidieron presentarse en casa de Miguel Carcaño, un piso situado en la calle León XIII de Sevilla.

publicidad

Lo que desconocía el padre de Marta cuando picó de madrugada en la ventana de la vivienda de Carcaño es que su hija, probablemente, yacía muerta en el interior desde hacía horas. Tanto Miguel como Marta llegaron a la casa del propio Carcaño, en torno a las ocho de la tarde, hogar que compartía con su hermano Francisco Javier Delgado -primero acusado, luego testigo-. Los jóvenes se cruzaron con Delgado cuando éste salía de casa.

Siete versiones diferentes

Ahí, en ese piso, en ese rato, se cometió el crimen. Desde que ocurrieran los hechos en enero de 2009, Miguel Carcaño ha ofrecido hasta siete versiones diferentes del suceso, algo que de ninguna manera ayuda a esclarecer cómo murió Marta y ante todo, cuál es su paradero. El imputado, primero habló de un accidente, de un golpe con un cenicero. Luego de que su amigo, “el Cuco” la violó. Más tarde, incriminó a su hermano y a su cuñada. Sin embargo, en sede judicial, la versión que cogió más peso fue la del golpe con el cenicero.

Sin embargo, Carcaño mantiene desde 2013 que su hermano participó en los hechos. Según esta versión, Miguel y su hermano, Francisco Javier Delgado, habrían discutido por la falsedad de unos documentos para la obtención de una hipoteca, discusión que acabaría con Javier Delgado propinando varios golpes a la joven con la culata de una pistola hasta matarla. Aunque a los investigadores les cuesta de creer, la familia de Marta quiere que el tribunal acuerde la reapertura de la investigación a Javier Delgado y se practiquen una serie de pruebas, entre otras, un careo entre ambos hermanos.

“El Cuco”, de nuevo a juicio

Por otro lado, mientras llega el informe pericial del teléfono móvil de Carcaño y la Audiencia decide sobre si se debe seguir investigando o no a su hermano, el caso tendrá este año un tercer hito. En el mes de mayo serán juzgados Francisco Javier García Marín, el ‘Cuco’, y su madre, Rosalía García Marín, acusados de un delito de falso testimonio por haber mentido supuestamente en el juicio celebrado en el año 2011.

La madre del Cuco declaró ante el mismo tribunal el 16 de noviembre de 2011, manifestando a la Sala, «sabiendo que no era verdad, que salió» con su marido a «tomar unas copas sobre las 23:30 horas al bar La Portada, regresando a su domicilio sobre la 01:30 o 2:00 horas de la madrugada ya del 25 de enero, encontrando dormido en su habitación a su hijo Javier, cuando la realidad era que estuvieron en el citado establecimiento hasta las 04:30 horas y no encontraron a su hijo en casa cuando llegaron».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here