Tocata y Fuga de don Juan Carlos de Bordón

Las nuevas generaciones les están gritando ya a sus padres con un megáfono de 'manifa' desde el epicentro de cada botellón ilegal: «al rey le dejásteis dicho en la Constitución del 78 que podía trincar sin consecuencias y ahora os ponéis estupendos, traidores».

-Majestad, ¿a que no hay cojones a llamar Bribón al barco?
-¿Cómo qué no? Trae la brocha…

Es como una tragedia de Shakespeare: el Rey Juan Carlos (el mismo que cuando supo que el Fiscal del Caso Palma Arena Pedro Horrach había pillado con las manos en la masa a su yerno Urdangarín, y lo había probado, y luego filtrado todo a Pedro J. Ramírez para que saliera en los papeles, fue y puso distancia con él y con su hija, y enseguida les sacó de la foto de Zarzuela) ahora prueba de su misma medicina porque, cuando le han pillado a él con las manos en la masa igual que a Urdangarín y lo han filtrado a la prensa, su hijo el ahora Rey Felipe resulta que le ha sacado a él, a su propio padre, de la foto de Zarzuela.

Y lo ha llevado a cabo en tres tiempos (primero le hizo abdicar, segundo renunció a su herencia le quitó la asignación presupuestaria de la Casa Real y le retiró de la vida pública, y ahora, en tercer lugar, le larga de España por la puerta de atrás como se hace con los borrachos de los bares. ¡Toma Complejo de Edipo!

-¿Tú crees en la teoría de Freud del Complejo de Edipo?
-Por supuesto.
-¿Y en la teoría de la Envidia del Pene?
-Desde luego: soy uno de los pocos hombres que la parece…

Ahora la gente de más de cuarenta años y sensatez histórica, ésa que lee a Julián Casanova, John Elliott y Juan Francisco Fuentes, recordará que don Juan Carlos de Borbón y Borbón fue un Rey de España importante, el que renunció a una monarquía casi absoluta que le cedía un dictador como plenos poderes en favor de una monarquía parlamentaria y democrática, el que tuvo un papel determinante en la Transición, el que fue ejemplar en el intento de golpe de estado de Tejero y el que comandó el país en uno de los periodos históricos de mayor prosperidad y paz de este país nuestro…

Y la gente de menos de cuarenta años le recordará por la Princesa Corina, por su obsesión de cazar elefantes, por su maletín suizo y por su pose de anciano que salía por la tele en Nochebuena leyendo sin gafas (lo cual venía a ser algo así como arrancarse a cantar en público lo de muevo la pierna, muevo el pie, muevo la tibia y el peroné, muevo la cadera, muevo el esternón, muevo la cintura siempre que tengo ocasión)…

De hecho las nuevas generaciones les están gritando ya a sus padres con un megáfono de manifa desde el epicentro de cada botellón ilegal: “al rey le dejasteis dicho en la Constitución del 78 que podía trincar sin consecuencias y ahora os ponéis estupendos, traidores”.

Flaco favor le hace don Juan Carlos de Borbón a la causa monárquica y a su hijo marchándose antes del juicio (ya sabemos que aún no está encausado pero lo estará) como Puigdemont o el Dioni, en vez de ponerse ante algún periodista o una comisión parlamentaria a dar con la alegría del coraje todas las explicaciones pertinentes.

En cualquier caso el ex-rey nos ganará de nuevo a todos para la causa monárquica cuando revele que se ha ido a una isla secreta repleta de mulatas a acompañar al también exiliado don Jesús Gil y Gil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here