«Tic Tac» de Leffe Grimwalker

Te quedan unos diez días de vida, ¿Qué haría yo con mis últimas horas si supiera que el fin está cerca? ¿Viajaría a esa ciudad que siempre he anhelado visitar? ¿Qué libro escogería?

¿Qué harías si conocieses tu fecha de caducidad? ¿Aprovecharías el tiempo que te queda disfrutando de los tuyos y cumpliendo deseos de tu lista de cosas por hacer? ¿O tal vez los dedicarías a resolver cuentas pendientes? En esta disyuntiva se encuentra Niklas Svensson en ‘Tic Tac’, un thriller publicado por Leffe Grimwalker (Suecia) para la plataforma de audiolibros Storytel.

Comienza a cuenta atrás

En la ciudad de Estocolmo vive Niklas, Nico para los amigos, en compañía de su esposa Eva y su hija Ellen. La familia la completan su hermana con síndrome de Down a la que apodan “Bambi” y un padre con el que apenas guarda relación alguna. Nico se gana el pan haciendo de mediador de criminales del hampa, un trabajo aburrido, ¿verdad?

Su mundo deja de girar cuando recibe una llamada del médico informándole de que le quedan unos diez días de vida, y no hay nada que pueda hacer para evitarlo. Después de maldecir al universo se da cuenta de que se le ha presentado una oportunidad que muchos otros no tienen: puede irse por la puerta grande.

Para ello, pone en marcha un blog firmado por “El ciudadano”, compartiendo todos los trapos sucios del hampa y de otras organizaciones. A falta de posibles consecuencias –total, ya está muerto– dedica el tiempo que le queda a un último propósito: desatar el apocalipsis antes de partir en su viaje definitivo.

El más peligroso es aquel que no tiene nada que perder”.

Toda acción tiene su reacción

Esta lectura me ha hecho preguntarme: ¿qué haría yo con mis últimas horas si supiera que el fin está cerca? ¿Viajaría a esa ciudad que siempre he anhelado visitar? ¿Qué libro escogería como broche final de mi trayectoria como lectora? ¿Tendría el valor de dar un abrazo más a todos mis seres queridos?

Nico se decanta por una vía algo más altruista. Quiere acabar con todas las cabezas de dragón del mundo criminal sueco y alrededores. Sacudir el avispero para que caigan los máximos capos posibles. Y sabe de sobra que en estas esferas, a rey muerto, rey puesto; pero si hace mucho daño, la sociedad podrá vivir en calma por un tiempo. Puede que sea su forma de liberarse de las cadenas que le atan a la Tierra y compensar un poco el mal que ha visto en su día a día, pero nunca ha llegado a denunciar.

Un juego de poder

Grimwalker explota un tema sobre el que se puede reflexionar un poco más a fondo: el poder de la información. Esa gota de agua que provoca una ola que a su vez puede desembocar en un tsunami. Es imposible prever las consecuencias que puede tener un comentario intrascendente. La palabra es poderosa, nunca lo olvidéis, y solo vosotros sois los responsables de lo que salga de vuestros labios o vuestra pluma, al igual que uno es responsable de sus propios actos.

Y podemos llegar más lejos aún. En el mundo actual, no importa si la información es real o no. Como prueba tenemos la lucha en contra de los bulos que se han incrementado en estos tiempos de pandemia. Bulos que solo buscan atemorizar a la población o desestabilizar organismos y organizaciones antagonistas. Pero ¿cuál es la línea que separa un bulo de un rumor aún por confirmar? Para el ciudadano de a pie, esa línea se presenta muy difusa, y en el caso de equivocarse, es otro eslabón más que alimenta a estas alimañas decididas a sembrar el caos.

“Quien controla la información puede jugar a ser Dios”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here