¿Solo Jaume Alonso-Cuevillas sabe qué hace Puigdemont en la ducha cuando nadie le ve?

Luis Artigue escritor

¿Qué hacemos nosotros a solas en la ducha cuando nadie nos ve? Y, en esta misma línea, ¿qué hace Puigdemont allá solo, en Bélgica, tan lejos de Dios y tan cerca de las tortillas de arenques, cuando España no le ve? O, por afinar aún más, ¿son ciertos los rumores de que allí lo que hace el evadido ex-mandatario autonómico de pelo ochentero y cara como una paella es fundamentalmente bailar así, sin soltar de la mano una maleta en la que lleva tierra para su propia sepultura política?…

Todo esto viene a cuento de que, señoras y señores de la sala, esta semana de autos la nueva aventura de nuestro detective privado cuya caída de ojos podría disimular hasta una embolia Carlos Quílez Lázaro, Pepe Bogart Carvalho para los amigos negrocriminales de esta sección, ha consistido en negociar contactos, robar besos, conseguir soplos, y, aunque parecía imposible, entrar en un reservado con jazz, bourbon y luz a oscuras para conseguir in extremis un número de teléfono… ¿Dígame?… ¿Es usted don Jaume Alonso-Cuevillas?… y lograr así, al fin, entrevistar como nunca al abogado de Puigdemont en España.

Por lo que sabíamos hasta ahora se trata –pelo negro, frente amplia, gafas de Woody Allen, corbata que bien parece producto del orificio de salida de su innata elegancia- de un reputado catedrático de derecho procesal de Barcelona que, al modo de esos pintores abstractos ultramodernos que pintan cuadros como con la chorra y los titulan “esto o es arte o es mierda”, ejerce, en este caso, el derecho poniendo el propio derecho en duda (lo hace con frases del pelo de “un juicio justo no lo habrá”, o “todo este asunto en general me ha hecho perder mucha confianza en la justicia”)…

Sin embargo nuestro detective periodístico (mientras juntos conversan como quienes comen un menú más duro que la vajilla, mientras se preguntan y responden tal que si cursaran un máster verbal en tiras y aflojas ante una botella de bourbon que no hace otra cosa que acabarse), ha obtenido información jugosa y, sí, titulares dignos de ser bordados en un almohadón de mármol…

En efecto el abogado de Puigdemont España lo sabe todo, –todo sobre el brindis al sol de los políticos independentistas-, y, a nuestro investigador privado de noticias bomba, le ha contado una gran parte:

¿Su cliente es hoy un mero prófugo o alguien que está probando el lado bueno de la mala vida? ¿Están el evadido y compañía preparados para perder el juicio? ¿Se gastarán luego, por consiguiente, la pasta gansa en loqueros? ¿Solicitará Puigdemont el indulto? ¿Pedro Sánchez habla catalán en la intimidad o está pensando solo en su propio culo? ¿La solución vendrá de Europa? ¿El nacionalismo es el egoísmo de los pueblos? ¿En este mundo enloquecido la única constante es la ley? ¿Lo reconozcamos en alta voz o no estamos en este país actualmente agradecidos a un sistema judicial tan admirable que acaba enchironando hasta a Rodrigo Rato? ¿Hay vida en Júpiter? ¿De dónde saca pasta la luna para salir todas las noches? ¿Una sirena no es más que una sardina con malformación congénita?

Si quieren saber la respuesta a estas preguntas no se pierdan la entrevista que él, nuestro detective de noticias favorito con andares de fugado del patíbulo, publica hoy en este noticiario negro como el matón de un club de jazz EL TAQUÍGRAFO…
Y, ya saben, quedamos aquí mismo la semana que viene… ¿Que a qué hora?… ¡Al agüisquecer!

Luis Artigue, escritor.   |    www.luisartigue.org

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here