Sin rastro de Esther López tras el minucioso registro de la vivienda del único detenido

El teléfono móvil y el coche de único detenido por la desaparición de Esther López son las últimas esperanzas de la Guardia Civil para hallar indicio alguno sobre el paradero de la mujer, desaparecida desde la madrugada del 12 de enero en Transpinedo (Valladolid)

Sin rastro de Esther López tras el minucioso registro de la vivienda del único detenido
La Guardia Civil no ha encontrado indicios para pensar que dentro del inmueble se haya producido un hecho violento recientemente / SOS Desaparecidos

Llena de basura y suciedad, pero sin rastro de Esther López de la Rosa, la mujer de 35 años desaparecida la madrugada del pasado 12 de enero en Transpinedo (Valladolid). Las confusas declaraciones de los dos amigos de Esther, con quien fue a ver un partido de fútbol a un bar la noche de su desaparición, condujeron al arresto de “Ramón, el manitas”, un hombre de 48 años, vecino de la misma localidad y conocido por su carácter violento y por sus antecedentes por tráfico de drogas y agresiones.  

Su vivienda se encuentra cerca del lugar donde Esther fue vista por última vez, cerca del restaurante La Maña. Sin embargo, los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil no han encontrado indicios para pensar que dentro se haya producido un hecho violento. Todo estaba muy sucio y no parece que se haya limpiado en semanas, han asegurado fuentes de la Benemérita. De este modo, la inspección ocular de la vivienda del único detenido se daba por finalizada este miércoles por la noche, después de que se pospusiera por 72 horas la entrega de Ramón a la autoridad judicial.

El teléfono y el coche: las últimas esperanzas

Este jueves, la científica y guías caninos con perros adiestrados para detectar restos biológicos procedían a registrar su vehículo. Por otro lado, ‘El Manitas’ declaró que había hablado con la mujer de 35 años por teléfono, después de que la vieran por última vez. Es lo poco que el hombre se ha prestado a reconocer desde que quedó detenido el pasado sábado por la noche. Al parecer, como adelanta el digital Nius, Ramón y Esther se conocían desde hace meses y ella había estado en su domicilio alguna vez. El rastro de su dispositivo se perdió cerca de su chalé. Sin embargo, el sospechoso no ha facilitado la clave para comprobar la información del suyo.

publicidad

Los especialistas del Grupo de Apoyo Técnico Operativo (GATO) de la UCO van a encargarse de desvelar lo que esconde el aparato. Tendrán que analizar las señales emitidas por las antenas de telefonía y reconstruir todos los pasos. También recuperar todas las conversaciones que habían mantenido. 

Sigue la búsqueda por el Duero

Paralelamente, la búsqueda sigue en las inmediaciones del río Duero, cerca también del inmueble del detenido. Trabajan en dichas labores varias dotaciones del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) y los perros de unidades cinológicas. También se unieron al rastreo de la mujer de 35 años desaparecida: un dron de la Unidad de Acción Rural (UAR), además, de un helicóptero. Ambos aparatos sobrevuelan desde este lunes la zona del río, tratando de hallar nuevos indicios del paradero de Esther López. Mañana, viernes, el detenido por la desaparición volverá a los juzgados de Valladolid donde se decidirá sobre su ingreso en prisión o puesta en libertad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here