Semana negra para la violencia de género

Cinco mujeres han sido asesinadas a manos de sus parejas o exparejas en menos de una semana. Dos más, que no figuran en las cifras oficiales por no ser pareja del agresor, también murieron a manos de uno de los presuntos asesinos.

Semana negra para la violencia de género
Imagen de la concentración de este lunes en Arenys de Mar | Ajuntament d'Arenys de Mar

Empezamos una nueva semana, la trigésimo-octava del año, y dejamos atrás la oscuridad que se vivió la pasada en cuanto a violencia de género. La semana que acabó ayer, domingo 22 de septiembre, ha dejado cinco mujeres asesinadas víctimas de la violencia machista —dos de ellas en presencia de los hijos— y otras dos más que, aunque no figuran en las cifras oficiales por no ser pareja del agresor, han muerto a manos de uno de los presuntos asesinos. Por lo que, en realidad, la semana pasada se salvó, por desgracia, con 7 mujeres asesinadas y 4 menores huérfanos y con un padre asesino.

Triple asesinato en Valga

Valga, un municipio de Pontevedra de unos 6.000 habitantes, fue el escenario, el lunes, del triple crimen que perpetró José Luis Abet Lafuente, conocido como “el Moro”, asesinando a su expareja, a su excuñada y a su exsuegra. Hacía apenas dos años que este hombre se había separado de Sandra B.J., española de 39 años, y ahora vivía con su madre en la localidad coruñesa de Amesle. Tenían dos hijos en común, de 4 y 7 años, ambos presenciaron el horror que ejecutó su padre, quien disparó a sangre fría con un revolver que, además, adquirió de manera ilegal, seguramente en el mercado negro.

Al salir de trabajar, Lafuente se dirigió al domicilio donde vivía su expareja con sus hijos, en Valga. Se los encontró saliendo de casa, en el interior de un vehículo, camino al colegio. Frente a su expareja, sacó un revolver y disparó. Luego atacó a su excuñada, Alba B.J., de 27 años, y finalmente a su exsuegra, María Elena J.F., de 57 años, quien acudió a auxiliar a sus hijas y a sus nietos, ahí presentes.

Al llegar a su domicilio actual, llamó a la Guardia Civil y confesó el crimen. Tras declarar ante el juez, fue enviado a prisión provisional, comunicada y sin fianza.

Apuñalada ante sus hijas

Adalid V., una paraguaya de 30 años, fue la segunda víctima de la violencia machista la semana pasada. El martes, y también en presencia de sus hijas de 8 y 10 años, su expareja, de origen ecuatoriano, Francisco Giovanny M.C., de 42 años, apuñaló a la mujer en el portal del número 15 de la calle de Juan Pascual, en el distrito madrileño de Ciudad Lineal. Fue una de las dos hijas quien llamó a los servicios de emergencia para avisar de que su padre había acuchillado a su madre en el portal de su casa. Francisco Giovanny M.C. tuvo una orden de alejamiento de la víctima por denuncias de maltrato dictada por un Juzgado de la localidad madrileña de Navalcarnero, aunque esa medida ya estaba cancelada.

En octubre del año pasado, su expareja interpuso una denuncia en la comisaría de Ciudad Lineal por vejaciones e insultos, pero no pidió protección alegando que ya tenía una orden en ese sentido. El hombre fue detenido y ya está en prisión por orden del juez. No podrá comunicarse con sus dos hijas por ningún medio y se le ha privado de la patria potestad de las menores.

Deja morir a su mujer

Este sábado, se conoció que los Mossos d’Esquadra habían detenido el miércoles a un hombre de 49 años y nacionalidad argentina acusado de un delito de homicidio y otro de malos tratos por dejar morir a su pareja cuando ésta sufrió una hipoglucemia y grabar con el móvil su sufrimiento mientras la mujer agonizaba.

Los hechos sucedieron el pasado 18 de junio en Viladecans (Barcelona), donde ambos residían y donde murió la mujer. Los Mossos iniciaron una investigación para esclarecer las circunstancias de la muerte que, según la autopsia, se produjo por una hipoglucemia, es decir, una bajada del azúcar en sangre, pero también reveló que el cuerpo presentaba golpes y contusiones.

Además, los investigadores sospecharon que podría haberse cometido un delito de omisión de socorro y descubrieron que, en el teléfono móvil del hombre, había un video grabado por él mismo en el que filmó la agonía de su pareja, lo que evidenció, según la Policía, que no había ayudado a la víctima cuando sufrió la crisis y la habría dejado morir.

Durante el fin de semana…

Ika Hoffmann, una mujer de 59 años de nacionalidad alemana, murió asesinada por su pareja, un hombre español, que le clavó un cuchillo en el tórax y el abdomen en la Colònia de Sant Jordi, en el municipio mallorquín de Ses Salines, el pasado sábado.

Además, el domingo se halló el cuerpo sin vida de una vecina de Arenys de Mar (Barcelona). Según las primeras informaciones, la mujer fue hallada con signos de violencia en su domicilio de dicha localidad costera. El consistorio de Arenys ha celebrado un minuto de silencio este lunes al mediodía, en el que ha denunciado la muerte de la mujer y cualquier muestra de violencia. Desde 2003, año en el que comenzaron a registrarse los crímenes machistas, 1.017 mujeres han sido asesinadas en agresiones de este tipo, cifra que se elevará a 1.019 de confirmarse estos dos últimos casos conocidos el fin de semana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here