Rubalcaba , Ternera y los secretos de estado

Ricardo Gómez de Olarte
Ricardo Gómez de Olarte

En el antiguo Egipto, la esposa y los sirvientes y esclavos más cercanos al faraón eran muertos y enterrados con éste a su muerte.

En Japón, a la muerte en combate del Shogun, o para evitar la deshonrosa ejecución, los samuráis realizaban seppuku, que es la muerte por desentrañamiento. El ritual, largo y prolijo, además de muy desagradable (vísceras desparramadas, etc…) raramente terminaba por la mano del propio samurái. Así, se ponía a disposición a un ayudante (kaishaku), normalmente seleccionado por el propio interesado, y su misión era decapitarlo de un golpe certero para evitar escenas gore.

Muchos fueron los generales romanos que prefirieron el suicidio a caer en manos del enemigo, aunque éste fuera también romano.

Los judíos de Masada, los hispanos de Numancia… Los ejemplos de este tipo de motivación para esta clase de suicidio son muchos. ¿Lo hacían por honra? Puede ser. ¿Lo hacían para evitar la tortura para obtener los secretos militares o de estado que pudieran poseer? Más creíble. ¿Para evitar crueles represalias? También. Ninguna de estas razones son incompatibles entre sí.

Su labor más destacada fue el debilitamiento de la ETA hasta que esta asociación de asesinos anunció el cese definitivo de la lucha armada

El 10 de mayo de 2019 falleció Alfredo Pérez Rubalcaba. Ministro de Educación (la LOGSE fue promulgada en su ministerio que abarcó de junio de 1992 a julio de 1993) y posterior Ministro de Presidencia (julio de 1993 a mayo de 1996) de Felipe González. En esa faceta de portavoz, le tocó lidiar con los temas del GAL, Filesa, los papeles del CESID (actual CNI) y la fuga de Roldán. Bajo la presidencia de Rodríguez Zapatero fue ministro de Interior de abril de 2006 hasta julio de 2011. Lo simultaneó con el cargo de Vicepresidente primero del Gobierno de octubre de 2010 a julio de 2011.

Como Ministro del Interior endureció el Código Penal respecto a los conductores temerarios, aumentó el número de radares y el de guardias civiles de tráfico. Su labor más destacada fue el debilitamiento de la ETA hasta el punto de que esta asociación de asesinos anunció poco después del cese de Rubalcaba el “cese definitivo de la lucha armada”. Su labor en contra de ETA se puede resumir en varios pilares: la “vía Nanclares” o reinserción de presos arrepentidos de ETA; colaboración entre NSA/CIA de Estados Unidos y el CNI controlado entonces por Pérez Rubalcaba; cambio en la sensibilidad de la sociedad civil; la presión judicial tanto en España como en Francia; y cooperación policial y judicial con Francia.

Su labor tiene algunas sombras como pueda ser el “caso Faisán” por el que, al parecer, algún alto mando de la policía, el 4 de mayo de 2006, dio un chivatazo a Joseba Elosua, propietario del bar Faisán y presunto miembro de la red de extorsión de ETA, que le alertaba de una redada. Al final, Enrique Pamiés (a la sazón Jefe Superior de la Policía en el País Vasco) y el inspector José María Ballesteros fueron condenados por un delito de revelación de secretos.

Desde diversos medios se apuntó que la orden del chivatazo vino de la cúpula de Interior. Parece difícil creer que en un asunto de esa envergadura, dos policías, por mucho cargo que ostenten, sean capaces de tomar esa iniciativa sin consultar o recibir órdenes.

Especial atención merece lo declarado por Jesús Eguiguren presidente del Partido Socialista Vasco que dijo que el chivatazo tuvo su razón de ser para proteger a un infiltrado de la policía en ETA.

Josu Ternera fue detenido el 16 de mayo de 2019. Ni una semana de diferencia entre el fallecimiento de Rubalcaba y la detención del asesino. La carrera de Ternera en la banda ETA se basó fundamentalmente en ser el más sangriento entre sus colegas. El más matón del patio. En 2008 España era conocedora del cáncer de estómago que afectaba a Ternera. No hace falta ser Sherlock Holmes para deducir que quien tiene cáncer recibe tratamiento especial para su cura. Y si se sabía que tenía cáncer, en algún momento tuvieron que tenerlo localizado.

Siendo Marlaska ministro de interior, a los 6 días del fallecimiento de Rubalcaba, Ternera es detenido sin ninguna posibilidad de fuga ¿Coincidencia?

Se escapó en 2002. En mayo de 2011 volvió a fugarse. Según aseguró el responsable para asuntos vascos de los servicios de inteligencia para interior de Francia, Ternera fue avisado de su inmediata detención en Francia por una llamada proveniente de Kenia. En octubre de 2011, vuelve a escapar justo antes de su intento de detención. En enero de 2012 ETA anunció el “cese definitivo” de actividad sangrienta. En mayo de 2012 Bildu obtuvo 313.000 votos. En mayo de 2013, tras fracasar –por incomparecencia del gobierno de Rajoy– el intento de negociación con el estado español, volvió a fugarse justo antes de que lo detuvieran. Como siempre en el último momento. Hasta ahora que lo han detenido y la entrega del detenido de Francia a España se complica.

Marlaska, el actual ministro de interior fue uno de los magistrados que más empeño demostró en la persecución de los etarras. Especialmente en la de Ternera. Tuvo relación directa con la cúpula de Interior de esa época, la de Rubalcaba. Coetáneamente, parece que éste último fue quien negoció con el etarra. ¿El viejo truco del poli malo y el poli bueno? Recordemos que en 2006, en el caso Faisán, Eguiguren dijo claramente que en ETA había un infiltrado. Aunque ha tenido que matizar (a lo mejor se ha acordado de los muertos de Ternera, quizás de los 6 niños) es el mismo Eguiguren que ha calificado a Ternera de “héroe de la retirada de ETA”.

Siendo Marlaska ministro de interior, a los 6 días del fallecimiento de Rubalcaba (ese viejo enemigo de Pedro Sánchez) Ternera es detenido sin ninguna posibilidad de fuga. A partir de aquí caben algunas preguntas. Por una parte puede que se trate de una mera coincidencia de fechas y una gran labor policial.

También es factible que con la perspectiva del tiempo y a la vista de los anteriores datos (y en una versión menos sangrienta) se haya actuado con Ternera como con los faraones y sus esclavos. ¿Se ha detenido a Ternera por la muerte de su faraón Rubalcaba? ¿Ternera fue el infiltrado, un instrumento del estado, para conseguir que la demolición de ETA fuera una “explosión controlada”? ¿Para evitar un peligroso verso suelto? ¿Es una represalia del nuevo shogun sobre el samurái de su antecesor?

¿O sencillamente estamos ante un señor enfermo de cáncer terminal, harto de huir, sin dinero, rehén de sí mismo, viviendo una vida triste y miserable, alejado de su familia que decide pactar su propia captura para poder recibir atención médica, techo y comida caliente gratuitos en la cercanía de los suyos?

Los secretos de estado son aquellos asuntos que no se pueden revelar y que son vitales para la vida de una nación. Los gobernantes miserables confunden su propio interés y camuflan sus miserias bajo el manto de los secretos de estado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here