Rosa Peral fue víctima de un complot en la prisión de Wad-Ras

Tanya A., exreclusa y amiga de Rosa Peral, ha asegurado que dos presas organizaron un complot contra la acusada para hacer creer a la dirección de Wad-Ras que Peral les había pedido un sicario para matar a Rubén, su exmarido.

Rosa Peral fue víctima de un complot en la prisión de Wad-Ra
Rosa Peral en el juicio durante la sesión de este martes | ACN

Tanya y Rosa se conocieron en Wad-Ras. Rápidamente entablaron una sólida amistad, la cual perdura hasta hoy en día, incluso en la distancia. Tanya vive ahora en Londres. Acompañada de un intérprete, la exreclusa confesó que dos presas, con el único objetivo de perjudicar a Rosa Peral, organizaron un complot contra la acusada para hacer creer a la dirección de Wad-Ras que Peral les había pedido un sicario para matar a Rubén, su exmarido. 

El caso se investigó y, finalmente, se archivó por falta de pruebas. Además de la falsa acusación contra Peral y de su traslado a la prisión de Can Brians, el asunto se saldó, según la testigo, con la vida de C.R., una reclusa amiga de Rosa Peral que iba a declarar a su favor y en contra de las otras dos reclusas. No pudieron asociar ambos sucesos, pero los tiempos siempre han levantado sospechas para Tanya A. 

Reducción de la pena 

La testigo, quien ha viajado desde Londres tan solo para declarar en el juicio por el «Crimen de la Guardia Urbana», aseguró que si las dos reclusas organizaron el complot contra Peral fue básicamente por dos motivos: el primero, porque Rosa habría rechazado mantener relaciones con una de las presas implicadas; y, el segundo, al creer que, si colaboraban con la dirección del centro, recibirían una reducción de su condena. 

Tanya A. reconoció ante el jurado que ambas implicadas eran dos mujeres problemáticas en el centro, a las que se las relacionaba con otros altercados. Tanya también comentó que Rosa se había relacionado con las reclusas en cuestión, pero que nunca las vio juntas en su celda, como una de ellas aseguró en sede judicial. La testigo no recuerda haberlas visto jamás a solas y ella, por su lado, tampoco escuchó nunca que Rosa quisiera matar a Rubén. 

El juez interrumpió la declaración

La marcada dirección de la declaración de la exinterna levantó incluso el recelo del magistrado presidente, quien le cuestionó si había sido «amenazada» para declarar a favor de Rosa o «conminada, intimada o recomendada» a no hacerlo en su contra. «Absolutamente, no», subrayó la testigo. La intervención del magistrado presidente sorprendió a la sala, al preguntar sorpresivamente antes de que finalizaran las distintas partes. 

Además, Tanya desmintió a la reclusa que testificó que Rosa Peral drogó a su novio, Pedro Rodríguez, la noche que presuntamente fue asesinado. De hecho, la testigo reconoció que Rosa siempre le contó la misma versión de los hechos, además del miedo que decía tener por el coimputado, Albert López. En la versión que ella conoce y que dice haber escuchado en varias ocasiones, Rosa siempre ha mantenido que ella no sabía exactamente qué estaba pasando. Nunca vio el cuerpo de Pedro y siguió a Albert hasta el Pantano de Foix, donde se quemó el coche de la víctima con él en su interior, amenazada y coaccionada por Albert. Es más, Peral le reconoció que, cuando vio llegar a Albert con un bidón de gasolina, ella salió corriendo, sin saber qué sucedió luego. 

Rosa fue vigilada y amenazada por Albert

La testigo, quien aseguró sin titubeos que no cree que Rosa Peral sea una persona con el perfil de asesina con premeditación, añadió que la acusada le contó en prisión que, los días posteriores al crimen, Albert la vigiló y la amenazó constantemente. Incluso antes de cometerse el crimen, Rosa le explicó que se sentía intimidada por la cantidad de mensajes que el acusado le enviaba. 

Si no lo denunció antes fue por miedo, aseguró Tanya. Preguntada por si contrastó la información que le hizo llegar Rosa contestó que no hizo falta. Vio verdad en su relato.

2 Comentarios

  1. Erre que erre.
    Que va a declarar su amiga? Que lo mató Rosa? Esa chica hace lo mismo que tú, defenderla a capa y espada

    Lo que es de traca es la poca vergüenza torera que atesorais, solo dais información muy sesgada de lo que está pasando en el juicio, dando veracidad a lo que dicen los testigos a favor de Rosa – aunque sea una convicta que reconoce haber sido abducida tambien por Rosa -, y habies llegado a insinuar prevaricación por parte de los Mossos cuando aseguraron que el padre mentia.
    Los Mossos son tontos, inventan y solo trabajan con hipotesis.
    Rosa es culpable, seguramente mas que el tonto que tiene al lado, y por mucho que repitais una mentira, esta no se convierte en verdad.

    Espero que despues de todo esta campaña orquestada, los Mossos os cierren la puerta al veros llegar .
    Asi podreis seguir inventando noticias de sucesos.

    Por suerte, la justicia va a funcionar, y la vas a tener que seguir viendo en los vis a vis.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here