Robo de relojes de lujo en BCN: más frecuentes, pero menos profesionales

Pere Pau Guillén, jefe del Área de Investigación Criminal de los Mossos, explica la evolución de los robos de relojes de lujo en BCN, así como las últimas operaciones policiales al respeto

Robo de relojes de lujo en BCN: más frecuentes, pero menos profesionales
operación policial contra la delincuencia en el Raval, en Barcelona

Desde principios de este 2019, agentes de los Mossosd’Esquadra han realizado en Barcelona 165 detenciones de personas partícipes en hurtos y/o robos violentos de relojes de lujo en la vía pública.

La policía catalana destaca que, gracias a las tareas de prevención e investigación, durante los meses de verano – temporada alta de este tipo de delitos – la tendencia registrada ha sido inferior a la que hubo durante los mismos meses del año anterior.

Aun así, reconocen que los últimos años han sido muy complicados e incluso a principios de año la tendencia seguía al alza.

Llegada de delincuentes argelinos

Desde 2016, explica en rueda de prensa Pere Pau Guillén, jefe de la AIC, se observó un claro incremento de esta práctica durante otros meses a parte de los estivales. Lo que hasta entonces había sido una tipología delictiva totalmente estacional y enmarcada de junio a septiembre, se volvió algo frecuente en la ciudad condal.

Eso sucedió, según Guillén, debido a la llegada masiva de delincuentes argelinos procedentes de la zona de París, donde el robo de relojes de lujo era un delito muy habitual. Fue entonces cuando estos delincuentes se asentaron en Barcelona.

Estos grupos de delincuentes están altamente especializados y acostumbran a trabajar con motocicletas o ciclomotores que ayudan a perpetrar el robo y facilitan su huida. Además, su especialización ya les conduce a cometer hurtos y no, pues, robos con violencia. De este modo, si algún día son detenidos, la pena es mucho menor.

El problema llegó en 2017, hasta que se puso en marcha el dispositivo actual, ya que otros delincuentes comunes asentados desde hacia años en Barcelona vieron el beneficio que se llevaba este grupo y empezó a imitarlo.

La imitación no les salía del todo bien

Fue entonces cuando los nuevos ladrones de relojes de lujo empezaron a ser más violentos, debido a su falta de experiencia. Ellos provenían de otras áreas delictivas como el robo de automóviles o carteristas y empezaron a equivocarse y a robar relojes de imitación, lo que provocó un aumento muy considerable de los hechos.

Ante esta situación, los Mossos d’Esquadra decidieron poner en marcha una unidad especializada en la prevención e investigación de este tipo de delitos y ya en el mes de julio se desmanteló a una de las principales organizaciones dedicadas al robo de relojes de lujo, deteniendo a 13 personas, 10 de las cuales siguen en prisión provisional. Esta iniciativa, puesta en marcha en junio, ha permitido reducir en un 30% los casos en relación con los meses de verano del año pasado.

Área de prevención e investigación

Este descenso se ha hecho factible gracias a las tareas de prevención e investigación que se iniciaron a principios de verano. Los Mossos han explicado que varios agentes, tanto uniformados como de paisano, han patrullado las zonas más “calientes” de la ciudad, que suelen ser las más turísticas, lo que ha facilitado la detención in fraganti de las criminales que se dedican a esta actividad delictiva, ya sea mediante hurtos o robos violentos.

Además de incrementar presencia policial en las zonas más frecuentadas, este grupo de agentes especializados se ha dedicado a estudiar los casos concretos y las organizaciones a nivel más global. Esta dualidad en las investigaciones ha permitido conocer, aseguraba Guillén, la complejidad de las organizaciones criminales, con el fin de descubrirlas y desmantelarlas.

Este trabajo se ha realizado con ayuda de varios juzgados de instrucción y de la Fiscalía de Barcelona.

Primera gran ofensiva

Estas tareas de investigación se completaron con una primera gran ofensiva policial para desmantelar, el pasado 18 de julio, a una de las principales bandas dedicadas al robo de relojes de lujo en la ciudad. Como adelantó este medio, el grupo de Multireincidentes pudo detener a 13 personas, 10 de las cuales ingresaron en prisión y siguen a la espera de juicio. Durante dicho operativo se realizaron varias entradas en las que se pudo intervenir gran cantidad de relojes sustraídos, valorados en más de 1 millón de euros.

Uno de los detenidos, actualmente en prisión, se dedicaba a darle salida a los relojes en el mercado negro internacional. Con todo, las víctimas suelen ser turistas con un alto nivel adquisitivo. Este factor no es el único que determina el robo, sino que, precisamente, el hecho de que sean turistas y residan en el extranjero dificulta enormemente las tareas de investigación policial y judicial, pues se requiere de identificación expresa de la víctima.

Se aceleran los trámites de identificación

Es por ello, que dicha unidad de los Mossos especializada en la detención de “relojeros”, ha acelerado los trámites de investigación para poder detener e identificar a los delincuentes en el margen de tiempo que los turistas, víctimas del robo, estén todavía en la ciudad de vacaciones. Se han creado órganos judiciales exprés que colaboran directamente con esta unidad de la policía catalana para cerrar los casos con la mayor brevedad posible y evitar, así, que el turista tenga que volver a la ciudad por un futuro juicio.

En el último operativo, realizado el pasado 6 y 7 de septiembre, un turista de nacionalidad británica que se encontraba descargando su equipaje ante el hotel donde se iba a alojar fue víctima del robo de su reloj de lujo, valorado en 21 mil euros. Las gestiones de investigaciones posteriores permitieron identificar a los autores y fueron detenidos justo el día después de los hechos. El autor material ya tenía varios antecedentes por robos y hurtos de relojes de lujo.

Documentación falsa

Pere Pau Guillén, responsable de la AIC, ha asegurado en la misma rueda de prensa que las tareas de investigación y prevención se vieron algo perturbadas por el uso por parte de estos delincuentes de documentación falsa. Desde que en 2016 se observó un aumento de esta tipología de delito, así como de la llegada de delincuentes procedentes de Paris, los Mossos hicieron un trabajo muy exhaustivo para identificar a todos estos nuevos reincidentes y con la ayuda de la policía francesa y de la base de datos, mediante huella dactilar, se pudo identificar a los ladrones e incluso enviar a una veintena de ellos de regreso a Francia, donde tenían órdenes de detención.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here