Retratos de la España friqui: María Jesús Montero

María José Montero, toda control y complejos como una mujer shakesperiana, hace lo que puede para que se note que no es ministra por haber traicionado a Susana Díaz, ni por ser prima de Irene Montero…

Retratos de la España friqui: María Jesús Montero
María Jesús Montero

-¿A quién te llevarías contigo a una isla desierta, a Nadia Calviño, a María Jesús Montero o a Irene Montero?
Mecaguenlanavenodriza, ¿entre esas tres tengo que escoger? ¡Pero por qué no hicieron ministra a Tania Sánchez!…

Lo contrario de una persona limpia es el agua sucia, escribió en un poema brillante Benjamín Prado.

Pues lo contrario de Nadia Calviño es María Jesús Montero: la primera representa la alta preparación y la moderación; y la segunda es la freudianamente disimulada traición a Susana Díaz en sus modos y maneras desde que entró por la puerta del ministerio hasta ahora, y es el formato de Señorita Rottenmeier gafapasta en la Feria de Abril al subirse al atril de Portavoz del Gobierno, y es sobre todo el acopio de argumentos que no se cree ni su cuñado para ponerse del lado de las farmacéuticas o las eléctricas obstinadamente, en vez de apostar por lo que quiere la gente –es que Europa no me deja bajar el IVA de las mascarillas; es que Merkel no me deja bajar el IVA de la luz; es que lo de que el gobierno de España tenga pocas luces lo tienen que pagar los españoles; yo no tengo la culpa, es que me han dibujado así-…

Los que hacen las cuentas públicas y los que narran el relato no pueden confluir en la misma persona sin que esta se vuelva disléxica.

De hecho esto es algo que ya nos enseñó Mariano Rajoy, y nos lo está ratificando sin gracejo la ministra Montero Senior.

Así las cosas, decir que la Ministra Montero Senior nos parece que es la Pitita Ridruejo del Gobierno no es una metáfora machista horneada en nuestro imaginario falocéntrico, sino, por el contrario, viene a ser como hacer un alegato feminista de tercera ola (un hablar de política a través de la estética como Julia Kristeva y la insigne Hélène Cixous), porque lo exacto sería señalar que, cuando la Ministra Montero Senior habla desde el atril, no estamos seguros de si es humana o replicante (ella dice por ejemplo Madrid no es zona catastrófica sino sólo ha nevado por encima de sus posibilidades, y nosotros cerramos los ojos, y debajo de su voz escuchamos “ñiñiñiñiñiñi”)…

Nadia Calviño, excitante y cargada como una tetera irlandesa, hace lo que sabe y lo que debe.

María José Montero, toda control y complejos como una mujer shakesperiana, hace lo que puede para que se note que no es ministra por haber traicionado a Susana Díaz, ni por ser prima de Irene Montero

¡Qué cachondo el tipo que llamó inodoro al inodoro, higiénico al papel higiénico y socialista, obrero y español a Pedro Sánchez!

¡Que vuelva la prima del jefe! ¡Tanía Sánchez, ministra!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here