Resultados del 26M, esto es un cambio de época

Luis Artigue escritor

La gente ha votado como diciendo ¡déjennos en paz de guerras!

Sí, como cantaba Julio Iglesias, “la vida sigue igual”, o por lo menos igual que en las anteriores elecciones generales.

Y es que de la mano de Pedro Sánchez el Resucitado, el PSOE, en estas elecciones que bien parecen ser las mismas de antes repetidas, vuelve a ganar (de hecho la izquierda se impone en municipales, autonómicas y europeas, conquista Madrid y acaba con el poder popular en sus feudos más recurrentes como Castilla y León, etc).

Nuestro análisis a vuela pluma a tal efecto dice que en la izquierda ganan Pedro Sánchez y Errejón, y pierde sobre todo Pablo Iglesias (Podemos y sus divisiones internas y su huida u orillamiento de fundadores por parte del líder y la lideresa se lleva una hostia electoral aún superior a la de las elecciones generales, ya que hacen perder a Carmena seguro, y no se sabe si quizás a Colau), y en la derecha parece que gana Ciudadanos (aunque se resiente mucho, al igual que Vox, de su falta de músculo territorial), pero, en realidad, pierden todos (el que más Pablo Casado, que se queda como agarrado a una cornisa con una sola mano, aunque, bien mirado, el mal resultado gallego de Feijoo y de casi todos los líderes revela que no es, la del PP, una crisis de liderazgo sino de proyecto y de discurso).

En efecto se confirma: ¡esto es un cambio de época!

En este sentido en Cataluña, y Europa desde Cataluña, llama la atención como el voto indepe no se decanta decididamente por Esquerra (cuyos líderes han ido a la cárcel sin huir como conejos) ni le da un palo letal a los traidores huidizos Puigdemont y CIA, sino que más bien casi avala electoralmente su estrategia (o estratagema).

En Europa arrasa el PSOE. En Barcelona casi desaparece el PP (y decrece casi en todas partes), y la subida de Ciudadanos y Vox no es para tanto. Las derechas achacan este resultado a que la crisis económica ha sido muy persistente y abrasiva en los tiempos del PP de Rajoy (y mientras el pueblo la sufría ellos, como se ha demostrado, estaban robando no poco): por eso, por mucho que en campaña de erigieran a sí mismos como garantes de la unidad de España (frente a los titubeos y la connivencia del PSC o PSOE, que dicen que es lo mismo), el electorado de España ha votado de forma desesperada y nihilista, así, como diciendo si España se rompe, que se rompa pues yo estoy en el paro o no llego a fin de mes y por eso ya no creo en nada…

Sí, las derechas dicen que se confirma que España se ha suicidado, pero, mientras lo dicen, no saben como ocultar que se les ha quedado cara de ahorcado a media salve.

Las izquierdas y nosotros sin embargo opinamos que España ha votado lo mismo que en las generales, aunque corregido y aumentado, como diciendo a voz en grito: ¡pero a quien habíamos puesto a gestionar lo de Cataluña! ¡Déjennos en paz de guerras!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here