Resultado inexplicable… ¿seguro?

Josep María Campos
Josep María Campos

A veces la gente prefiere el original, es un tópico de los recursos para explicar determinadas situaciones, por ejemplo, cuando un partido de izquierda gobierna y actúa como la derecha, al votante se le está enviando un mensaje subliminal que dice, da igual lo que votes, todos hacemos lo mismo.

Al final ese mensaje cala y produce dos efectos, uno el desapego a las ideas en las que creías, y otro que explica el porqué alguien que ha estado votando una opción progresista, de pronto vota todo lo contrario.

Yo me inclino por pensar que, sobre todo, los partidos que han sustentado el bipartidismo y la alternancia del poder en este País, han jugado y han apostado siempre por mantener lo más alejados posible de los problemas y sobre todo de su comprensión a los potenciales votantes, eso les ha permitido manejar a su antojo las voluntades, un votante mal informado o poco informado es más fácil de manipular.

Para qué educar e informar al gran público de la importancia que para la economía tiene la inmigración, para qué explicar que al contrario de lo que piensa una buena parte de la población desinformada, los inmigrantes consumen en servicios y prestaciones infinitamente menos de lo que aportan a las arcas públicas. Para qué.

Es más fácil y más cómodo dejar que continúen pensándolo, que enfrentarse o arriesgarse ante potenciales votantes convencidos de que eso es lo que ocurre.

«Yo no me creo en absoluto que en Andalucía haya 400.000 mil votantes que comulguen con las ideas que defiende la ultra derecha»

Esa permanente desinformación, esa potenciación del desencanto, unido a la incapacidad para generar soluciones a los problemas que acucian a una buena parte de la población, sobre todo a los parados crónicos, a los jóvenes, especialmente a las jóvenes menores de 20 años, en Andalucía se alcanzan porcentajes estremecedores 56% y 58% respectivamente, provocan desconfianza y rechazo a la continua gesticulación.

La gente ya lo he dicho en otras ocasiones exige, solución a los problemas cotidianos, solución al día a día, a los problemas del paro, de la sanidad, de la educación, y eso no se arregla con un subsidio miserable que no llega siquiera para complementar y sobrevivir hasta fin de mes.

Yo no me creo en absoluto que en Andalucía haya 400.000 mil votantes que comulguen con las ideas que defiende la ultra derecha, estoy convencido que muchas de las razones nada tienen que ver con los posicionamientos extremos de esa ideología, creo sinceramente que una buena parte de las razones están en los argumentos que acabo de exponer.

Pero si además se les ofrece una campaña electoral en la que salvo una de las fuerzas contendientes, las demás se enfrascan en hablar de Catalunya en lugar de proponer soluciones para Andalucía, el resultado no puede extrañarle a nadie.

Como tampoco me creo, al contrario de lo que piensan algunos, que el independentismo de Catalunya haya tenido que ver de forma directa en el resultado, ya que salvo Adelante Andalucía, las demás fuerzas políticas incluido los socialistas han hecho del patriotismo y del nacionalismo Español su caballo de batalla en el rechazo a las aspiraciones de una buena parte del pueblo Catalán, y el resultado electoral a la vista está, descalabro en el PP y en el PSOE.

La tibieza del Gobierno socialista ante este tema no parece haber influido en el resultado ya que ésta se ha visto sobradamente compensada con las desafortunadas afirmaciones de personajes de primera línea socialista, además andaluces, como Guerra o Felipe González calificando lo sucedido en Catalunya como actos fascistas….

La banalización de estas calificaciones provoca la desorientación de la población en general y del votante en particular.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here