Quim Torra, inhabilitado por unanimidad

El presidente del Ejecutivo catalán tendrá que dejar la presidencia de la Generalitat tras haber adquirido firmeza su condena por desobediencia, emitida este lunes por el Tribunal Supremo.

Quim Torra, inhabilitado por unanimidad
Torra, durante el discurso institucional de Sant Jordi de 2019 | GENCAT

Quim Torra debe dejar la presidencia de la Generalitat de Catalunya. Así lo ha decidido el Tribunal Supremo (TS) tras confirmar la inhabilitación a la que el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ya le condenó por negarse a retirar una pancarta a favor de los presos políticos, como le ordenó la Junta Electoral Central (JEC), para garantizar la neutralidad de los edificios públicos durante la campaña electoral de mayo de 2019.

La decisión, adoptada por unanimidad, es firme. La Sala, presidida por el magistrado, Andrés Martínez Arrieta, ha confirmado este lunes el fallo de año y medio de inhabilitación para Torra, al considerar como hechos probados que el dirigente independentista desobedeció a la JEC. De hecho, el propio Torra, tanto en el juicio en Catalunya como en la vista de casación en el Alto Tribunal, admitió que no había obedecido las órdenes de dicho órgano al considerarlo «incompetente».

«La JEC no era competente»

Durante la vista de casación en el Tribunal Supremo, la defensa de Torra, liderada por el letrado, Gonzalo Boye, puso en duda las competencias de la JEC para ordenar a Torra la retirada de la conflictiva pancarta. Durante su exposición, Boye también trató de convencer al Tribunal de que la actitud del president formaba parte de un acto político, ya que el lema de la problemática pancarta («Libertad presos políticos y exiliados») era una frase literal del discurso de investidura de Torra.

La defensa de Torra entiende que a su cliente se le llevó a juicio y se le condenó por su condición de catalán y por ello se refirió a una supuesta «minoría nacional» como única explicación de lo que, en su opinión, es un trato desigual entre el caso de Sánchez, al que la JEC sancionó por conceder una entrevista desde Moncloa en periodo electoral, y el de Torra, que admitió la desobediencia ante el TSJC por ejercer sus derechos políticos y de expresión.

Catalunya se prepara para las elecciones

Tras la ejecución del fallo, Torra tendrá que abandonar el Palacio de la Generalitat y dejar de ser president catalán, abriendo así la puerta a quién será su sucesor. Pero de aquí a que se celebren elecciones, la estrategia del Govern ha sido protegerse hasta entonces. Según publica La Vanguardia, «las dos semanas de intensas reuniones telemáticas entre los socios del ejecutivo catalán, JxCat y ERC, han concluido con un documento que blinda al Govern ante su decapitación, intensifica los mecanismos de coordinación, delimita la representatividad de Pere Aragonès como sustituto en las funciones de la presidencia y pone la pandemia como objetivo de gestión hasta la convocatoria electoral». Precisamente, será la evolución del virus la que condicionará la fecha electoral, pero la previsión se sitúa entre el 31 de enero si no hay demoras de tramitación en la sentencia y el 7 de febrero.

En paralelo, como también ha adelantado La Vanguardia, el independentismo ha dibujado una respuesta institucional y ciudadana a la inhabilitación de Torra. El president saldrá de Palau acompañado por el Govern, representantes de los partidos y entidades, con formación de los Mossos y acogida ciudadana en la plaza de Sant Jaume. Su sentencia será objeto de una campaña de denuncia de vulneración de derechos fundamentales que comenzará con una declaración del Consejo Ejecutivo y seguirá con convocatorias de las entidades en Barcelona y el resto del territorio que se prolongarán en el tiempo hasta la presentación del recurso en el Tribunal de Estrasburgo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here