Prisión permanente revisable por degollar a su hijastra en Alzira

El condenado degolló a su hijastra, de dos años, con la finalidad de causar un menoscabo psíquico grave y un perjuicio irreparable a su esposa, según sentenció el Tribunal.

Prisión permanente revisable por degollar a su hijastra en Alzira
El condenado, durante el juicio | Levante-EMV

Un jurado popular de Valencia ha declarado culpable a un hombre acusado de haber degollado a la hija de dos años de su mujer, en su domicilio de la localidad valenciana de Alzira, después de que ella le comunicara su intención de divorciarse.

Se trata, según ha avanzado Levante-EMV, de la primera condena a prisión permanente revisable dictada en la Comunidad Valenciana. Tras el fallo del jurado, ahora será un magistrado-presidente del tribunal el que fije la pena y los delitos para el acusado, un hombre de 30 años y de nacionalidad rumana.

Los hechos se remontan al 12 de noviembre de 2017, en el domicilio familiar de la calle Pare Castell de Alzira, donde el acusado y su pareja convivían junto con la hija de ésta, de dos años. Asimismo, vivían con ellos dos compatriotas, a quienes les habían alquilado sendas habitaciones.

Para menoscabar a su mujer

Ese día, en un momento en el que no había nadie más en la vivienda, el hombre se dirigió a la habitación en la que estaba durmiendo la pequeña, nacida en 2015, y la degolló con un cuchillo de cocina que portaba. Como consecuencia, la niña falleció por hemorragia aguda debido a una profunda herida cervical.

Según declaró probado el jurado, el hombre degolló a la menor de manera consciente y con plena voluntad e intención de acabar con su vida. Y lo hizo, según el jurado, con la finalidad de causar un menoscabo psíquico grave y un perjuicio irreparable a su esposa y madre de la menor, después de que ésta le comunicara su intención de divorciarse.

A consecuencia de lo sucedido, la mujer sufre un trastorno de estrés postraumático y síndrome de duelo, y precisa de tratamiento psiquiátrico y psicológico.

El hombre, después de acabar con la vida de la pequeña, se tiró por el balcón de la vivienda y cayó sobre un vehículo que había en la calle. El jurado no dio como probado, tal y como reclamaba la defensa, que el acusado actuara así ese día, mientras sufría un brote psicótico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here