Prisión para un falso policía que coaccionaba a mujeres para agredirlas sexualmente

El falso policía aprovechó el estado de alarma para interceptar a mujeres en la vía pública y, con la excusa de imponerles una sanción, las obligaba a subirse a su coche. El acusado llegó a agredir sexualmente a una menor de 14 años en Salou.

Prisión para un falso policía que coaccionaba a mujeres para agredirlas sexualmente
El acusado ha reconocido los hechos ante la Audiencia de Tarragona | ACN

La Audiencia de Tarragona ha condenado a seis años y medio de prisión a David R.P., de 34 años, por hacerse pasar por policía para agredir sexualmente a mujeres. Los hechos por los que ha sido juzgado se remontan a la época del confinamiento duro, durante el estado de alarma, cuando este hombre, haciéndose pasar por agente de la autoridad, coaccionó a varias mujeres para que mantuviesen relaciones sexuales con él bajo amenaza de imputarles diversas infracciones. Además, anteriormente, el hombre había agredido sexualmente a una menor de 14 años, también, haciéndose pasar por policía.

Si bien la Fiscalía había solicitado para el acusado más de 28 años de prisión, finalmente la pena se ha rebajado hasta los seis años y medio al admitirse como atenuante que el acusado hubiese “reparado” a las víctimas con 16.000 euros. 

Las amedrentaba con una placa falsa

La primera agresión sexual tuvo lugar durante la madrugada del 24 de noviembre de 2019 cuando el condenado le dio el alto en Salou a dos chicas menores y, tras enseñarles una placa falsa de policía, les ordenó que se subieran a su coche. Al creer que se trataba de un agente de la autoridad, las dos jóvenes obedecieron. El acusado dejó a una de ellas en su casa y llevó a la otra chica a zonas apartadas de Salou y Cambrils donde le quitó el móvil, para evitar que pidiese ayuda, le realizó tocamientos y la agredió sexualmente con la excusa de un registro policial. Después de tenerla retenida durante horas, haciéndose valer de su falsa autoridad, la dejó en su casa. 

Pocos días más tarde el acusado persiguió a otra mujer desde su trabajo, en Reus, hasta su casa de Salou. La víctima, que se dio cuenta de que estaba siendo perseguida por este individuo, se refugió asustada en su domicilio. Él aporreó la puerta pidiéndole que abriese y diciendo que era policía. Sin embargo, ella no lo hizo y denunció los hechos. 

publicidad

Aprovechó el estado de alarma 

El falso policía repitió el mismo modus operandi hasta en cinco ocasiones más. Tal y como recoge la sentencia, el acusado aprovechó “la situación de incertidumbre generada tras el decreto del estado de alarma» para perseguir a varias mujeres y, tras enseñarles una placa falsa de policía, obligarlas a subirse a su vehículo «amenazándolas con imponerles una sanción». Entre las excusas para interceptar a estas mujeres estaba el incumplimiento del toque de queda, no llevar DNI o una acusación de consumo de droga. 

La mayor parte de las víctimas lograron huir de él, corriendo atemorizadas, mientras que otras consiguieron bajarse del vehículo en marcha después de que el pretendido policía les formulara insistentemente preguntas de carácter personal que les hicieron sospechar.

Seis años de prisión

El falso policía ha sido condenado por la violación de la menor, por un delito de detención ilegal, usurpación de funciones públicas y seis delitos de coaccioones. Además deberá pagar una multa de 7.560 euros y no podrá comunicarse con las víctimas durante una década.

En total, cumplirá una pena de 4 años de prisión por el delito de agresión sexual, un año y seis meses por el delito de detención ilegal y otro año por usurpación de funciones públicas, al haberse hecho pasar por policía. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here