Prisión para el asesino de L’Hospitalet

El joven peruano de 22 años, acusado de asesinar a su expareja de una brutal paliza, además de ser carterista y falsificador, ha ingresado este jueves en prisión provisional.

Prisión y retirada de la patria potestad para el asesino de L’Hospitalet
La víctima y su expareja, en 2018. | Facebook de la víctima

El juzgado de Violencia sobre la mujer de L’Hospitalet de Llobregat ha recibido este jueves al detenido por la muerte violenta de su expareja, madre del hijo de año y medio que ambos compartían.  El detenido, que ha contestado tan solo a las preguntas de su abogado, ha sido enviado a prisión provisional, comunicada y sin fianza. Además, la magistrada ha acordado la suspensión de la patria potestad respecto del hijo en común.

Murió debido a los golpes

La causa sigue abierta por homicidio, y es que la joven, que murió en el hospital de Bellvitge, llegó al centro hospitalario inconsciente y con los órganos internos rotos. La paliza que le propinó su expareja, quien tenía una orden de alejamiento por altercados anteriores, la dejó totalmente destrozada por dentro.

Jimmy, el ahora detenido, fue quien acompañó a su expareja al hospital y negó saber qué le había ocurrido a la joven. Desde el hospital pusieron en marcha el protocolo por violencia de género y el joven fue detenido a las pocas horas como principal sospechoso de la muerte de Nicola, su expareja y madre del hijo que tenían en común.

Todo un delincuente

Pero el sospechoso, ahora en prisión, no solo vulneró, presuntamente, la orden de alejamiento en el momento en el que le propinó una paliza mortal a su expareja, sino que, además, era un conocido carterista del metro de Barcelona quien, por si fuese poco, poseía todo un registro de identidades falsas para despistar a los agentes que lo pillaban con las manos en la masa.

Asesino, maltratador, carterista y falsificador, con varios antecedentes por hurtos y robos con violencia, que ha terminado, finalmente, detenido, por matar a golpes a su expareja.

Los Mossos d’Esquadra descubrieron que usaba dos identidades al cogerle la huella dactilar tras la detención por el crimen machista. La introdujeron en la base de datos y dieron con dos hombres distintos: Jimmy, de nacionalidad peruana, que se ganaba la vida jugando al fútbol el fin de semana, y un carterista, de nacionalidad colombiana, que robaba en el metro de Barcelona, entre semana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here