“Prefiero verla muerta a que esté con otro hombre”

Declara Jorge Luis T.S., acusado de violar y asesinar a su expareja en 2019 en Vic (Barcelona). A diferencia de las versiones del fiscal y las acusaciones, defiende su inocencia y niega que ejerciese un control posesivo sobre ella

“Prefiero verla muerta a que esté con otro hombre”
Imagen del acusado durante la primera sesión del juicio / eltaquigrafo.com

La Audiencia de Barcelona ha celebrado este jueves la primera sesión del juicio contra Jorge Luis T. S. por presuntamente violar y asesinar a su expareja y madre de su hijo en octubre de 2019 en Vic (Barcelona). El acusado ha sido el primero en declarar ante el jurado popular que decidirá sobre su culpabilidad. Como cabía de esperar, y a diferencia de las versiones del Ministerio Fiscal y las acusaciones, ha defendido su inocencia, negando los hechos y asegurando que, la noche de los hechos, mantuvieron relaciones sexuales consentidas. Relato que las otras partes no comparten en absoluto.

De hecho, previamente a escuchar el testimonio del acusado, una de las letradas que componen el tribunal de la Sala del Jurado de la Audiencia ha procedido a la lectura de los escritos de acusación y defensa. En los respectivos al Ministerio Fiscal, la acusación particular – ejercida por la familia – y la popular – representada por la Generalitat – se hacía especial enfasis al hecho de que  Jorge Luis T. S. es «una persona muy posesiva y celosa», que acabó con la vida de su expareja al no soportar la idea de que, tras su ruptura, ella pudiese rehacer su vida con otra persona.

“Prefería verla muerta”

Hacía algunas semanas que la pareja se había separado. Él, de hecho, ya no vivía en el inmueble familiar de la calle Prat de la Riba, 18, de Vic, donde compartían piso con una amiga en común. Y, aunque el acusado ha asegurado que aceptó la ruptura, y que fue una decisión mutua; las otras partes insisten en que el distanciamiento entre ambos y la nueva amistad que la víctima había iniciado con otro hombre fueron los detonantes del crimen. Es más, según los familiares de la fallecida citados por el fiscal, el acusado habría llegado a manifestar con anterioridad que “prefería verla muerta, a que estuviese con otra persona”.

publicidad

Por eso, las acusaciones y el fiscal sostienen que la noche de los hechos, del 19 al 20 de octubre de 2019, y después de comprobar sin el consentimiento de la víctima que, efectivamente, había intercambiado varios mensajes con otro hombre, al que había conocido tras comprarle un colchón a través la aplicación Wallapop, Jorge Luis la estranguló hasta acabar con su vida.

Versiones contradictorias

La noche de autos, el acusado convenció a la hermana de su expareja para organizar una última «salida de fiesta» los cuatro (la víctima, el acusado, la hermana de la primera y su pareja), a modo de despedida. Después de ir a ver un partido de fútbol, dejaron al hijo en casa de los abuelos maternos, y las dos parejas salieron a cenar y a tomar unas copas por Vic, a la discoteca Oasis, donde consumieron un elevado nivel de alcohol. Al finalizar la noche, a altas horas de la madrugada, los cuatro regresaron al domicilio.

A continuación, según las acusaciones y el fiscal, la víctima, debido al cansancio y a la importante ingesta de alcohol, se quedó dormida, aprovechando Jorge Luis la ocasión para violarla. Seguidamente, apuntan, leyó las conversaciones con el hombre que estaría conociendo, al que nunca llegó a ver en persona, pero con quien se habría intercambiado alguna fotografía, y la estranguló.

La versión que el acusado ha ofrecido este jueves difería en este punto, asegurando que mantuvieron relaciones sexuales consentidas, reconociendo que él eyaculó en el interior de ella y que se durmieron después. A la mañana siguiente ella no respondía y fue él quien avisó al número de emergencias.

Un nuevo crimen machista

Cuando los Mossos d’Esquadra se personaron en el domicilio de la calle Prat de la Riba, hallaron el cadáver de una joven de 26 años. En el inmueble se encontraba el acusado, Jorge Luis T. S., y la otra mujer con quien compartían piso. El cuerpo presentaba signos de violencia. La autopsia reveló que la víctima podría haber fallecido por asfixia e incluso que antes, podría haber sido violada, ya que había restos de alcohol y semen en su organismo. Jorge Luis quedó entonces detenido como presunto autor de la agresión y la muerte de su expareja. La defensa insinúa que las lesiones que presentaba la víctima son compatibles con las maniobras de reanimación.

El testimonio de la familia de ella reafirmó la hipótesis de los investigadores que estaban ante un nuevo crimen machista. Extremo que, por supuesto, la defensa de Jorge Luis desmiente. De hecho, el acusado ha llegado a manifestar que “ella tenía mucho carácter y se hacía lo que ella imponía”.

Prisión permanente revisable

Con todo, mientras la defensa del presunto asesino pide la plena absolución de todos los cargos, el Ministerio Fiscal y las acusaciones solicitan una pena de prisión permanente revisable por el delito de asesinato y siete años de prisión por un delito de abusos. Se exigen, además, las agravantes de parentesco y género. Paralelamente, también reclama la retirada de la patria potestad del hijo que tienen en común; una orden de alejamiento y libertad vigilada durante una década cuando haya cumplido la pena impuesta; así como una sanción de 700.000 euros para los familiares de la víctima, en concepto de responsabilidad civil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here