POSTUTOPÍA, de José Luis Rodríguez García

El libro de José Luis Rodríguez García no es un libro de filosofía política, es mucho más que eso, es un libro pertinente, complejo, raro y genial

José Luis Rodríguez García

La novela negra española actual en toda su poliédrica diversidad, desde el nuevo periodismo de investigación noir de Carlos Quílez al hard boiled de Julián Ibáñez, Paco Gómez Escribano y cia, al true crime mediático y de moda de Marlaska, Cristina Fallarás y demás, pasando por el historic noir de Alejandro Gallo, etc, la ciencia ficción distópica con toques noir hard boiled de David Llorente y tantos otros, y los policiales de masas de Lorenzo Silva, Dolores Redondo y por ahí todo seguido, por citar algunos nombres y estilos, es un ámbito narrativo muy contundente visual y políticamente, pero al que a veces le falta pensamiento.

Por eso resulta pertinente rescatar ahora como referencia pionera de nuestro noir más profundo y de lenguaje esmerado, la novela que, con el título de Manos Negras, publicara José Luis Rodríguez García en Alfaguara en 1996, mucho antes de la eclosión actual del género negro.

Pero José Luis Rodríguez García, Catedrático de Filosofía de la Universidad de Zaragoza afrancesado, postnihilista, postmarxista, postgoogle, posttwitter y postutópico, no era un escritor de género negro sino un pensador (según Gabriel Albiac uno de los mejores de este país), y un genio que se adelantó a su tiempo con esa novela, pero que luego continuó por otros derroteros.

Sí, nos gustan los genios que no están en el canon ni en el candelabro ni en el sobado abecedario de las masas, pero cuya inteligencia erudita, penetrante, aguda y poco frecuentada, ilumina y da aliento a los lectores selectos de joyas del más raro hoy.

Y en ese callado ámbito de la excelencia sin gran eco operan todas las obras de este escritor tan fecundo y versátil (destaca este autor en todos los géneros; de hecho además de su pionera novela hispanic-noir Manos negras, no se pierdan su libro de cuentos de realismo derrotista Fotogramas del diluvio, ni una novela histórica suya sobre el hereje Savonarola tan atmosférica y bien documentada como original titulada El ángel vencido, o su igualmente excelente novela histórica sobre el vulnerable, sentimental, difícil y genial músico Chopin El tercer concierto, ni sus biografías ensayísticas de Artaud, Holderlin y Marx, entre otros grandes, ni sus libros de poemas, todos repletos de intensidades hipnóticas y un prodigioso don para la adjetivación precisa y la metáfora brillante, entre los cuales guardo en mi memoria sentimental en lugar de honor el titulado Tan solo infiernos sobre la hierba, etc).

Pero ahora acabamos de leer el último libro que ha publicado, y aún estamos con resaca de gozo intelectual.

Se titula POSTUTOPÍA, lo ha publicado Ed. Prensas de la Universidad de Zaragoza, y es un ensayo tan erudito y lúcido como pertinente que, como hiciera en su día Antonio Escohotado con Memoria del Comunismo y con Los Enemigos del comercio, y Jesús Pardo recientemente con Estudios del malestar, revisa críticamente las viejas utopías políticas que nos gobiernan de nuevo hoy.

Sin embargo este libro de José Luis Rodríguez García no es un libro de filosofía política: es mucho más que eso.

Haciendo una epistemológica distinción entre pasión eutópica y proyecto utópico, este ensayo inteligente y desencantado (como lo eran Séneca y Cervantes, cuyo punto de vista hace suyo el autor), habla de la pasión eutópica como una desventura ilusionada (poco hemos aprendido de Alonso Quijano). Y pone en cuestión, sin nombrarlas, la modernidad y el papel emancipador de las utopías repletas de dirigismo político que acaban de regresar electoralmente a toda Europa. Y propone, apoyándose mediante lecturas muy sutiles y brillantes de Ricardo Pliglia, O´Neil, Beckett, Bloch, Sartre, Heideger y Scopenhauer que le ayudan a un repaso exhaustivo del topos utópico de la ciudad, del viaje, del delirio, de la aventura intelectual y del diálogo con los contemporáneos, una redefinición y revalorización de las utopías: todo con el objetivo de un rearme moral, ideológico y político que nos lleve a los europeos a ser lo que habíamos imaginado en el siglo XXI.

Un libro pertinente, complejo, raro y genial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here