Pierden el cuerpo de un hombre muerto por coronavirus en Madrid

Su familia ha tenido que buscar su cuerpo durante seis días porque la aseguradora no les sabía decir dónde estaba. Finalmente lo han localizado en el Palacio de Hielo que la Comunidad de Madrid utiliza como depósito de cadáveres desde hace una semana.

Pierden el cuerpo de un hombre muerto por coronavirus en Madrid
El Palacio de Hielo de Madrid se ha habilitado como morgue | CÉSAR CARACUEL (FLICKR)

Se trata de un hombre de 75 años, fallecido por coronavirus el pasado lunes, 23 de marzo, en Madrid. Su familia lo buscó durante casi una semana porque la aseguradora no supo decirles dónde estaba. El hijo del fallecido explicaba al diario El Mundo que el dolor por la muerte del padre en este caso «se multiplica por mil porque no es que no te puedas acercarte a él, es que no puedes ni llorarlo porque lo han perdido, no saben dónde está».

Finalmente, localizaron el cuerpo de su padre en el Palacio de Hielo, espacio que la Comunidad de Madrid utiliza como depósito de cadáveres desde hace una semana.

Empezó a encontrarse mal hace 20 días 

El hombre, como adelantó El Mundo, empezó a tener fiebre hace 20 días. Tenía un seguro de deceso con la aseguradora, Santa Lucía. Ni ellos ni los tanatorios de Parla, Torrejón de Ardoz y Móstoles, ni tampoco el Hospital Universitario La Paz, de Madrid, supieron decirle a la familia donde estaba el cuerpo; estaban totalmente desbordados por la cantidad de cadáveres provocados por la Covid-19.

La pesadilla acabó dos horas después de que se hiciera público, a través de los medios de comunicación, el drama de esta familia, y fue el Ejército quien los informó de que el cuerpo de su familiar estaba en el Palacio de Hielo.

Hasta entonces, nadie supo nada

Desde que Manuel, como se llama el fallecido, murió el pasado lunes, sus hijos se pusieron en contacto con la aseguradora, Santa Lucía, empresa con la que tenía el seguro de deceso, luego fueron al hospital La Paz para recoger sus pertenencias y, al preguntar si podían ver a su padre, les dijeron que no. 

A partir de aquí, la aseguradora derivó el caso a otra empresa, Albia Servicios Funerarios, que es la que se pone en contacto con la familia, advirtiéndoles, sin embargo, que estaban superados por la situación. Luis Antonio, el hijo del fallecido, aseguró que desde dicha empresa le dijeron que la incineración tardaría de cinco a siete días. 

Aquel mismo lunes les comunicaron que llevarían el cuerpo de Manuel a los tanatorios de Parla o Móstoles. Al día siguiente, el martes 24, les admitieron que no sabían dónde estaba el cuerpo. La pesadilla continuó y, 24 horas después, la familia contactó con los tanatorios y la respuesta de todos fue la misma: no sabían nada. La familia, dice Luis Antonio, lo tenía claro: «Habían perdido el cuerpo«.

Llegó el jueves, otra hija de Manuel escribió directamente un mensaje a Santa Lucía: «Estamos destrozados. Les ruego que nos digan alguna cosa por favor». La respuesta por parte de la aseguradora fue que a ellos les pasaba lo mismo, que estaban buscando el cuerpo de Manuel y que no habían podido localizarlo. Y lo más sorprendente, le dijeron a la hija que, cuando los llamaran de la funeraria, les tenían que exigir que les dijeran dónde estaba Manuel. 

Asesorados legalmente 

El viernes, la familia, volvió a llamar en los tanatorios de Móstoles, Parla y Torrejón, pero ninguno de ellos les supo dar respuesta. En el Hospital La Paz, de Madrid, les explicaron que quizá hubiera sido trasladado al depósito de cadáveres que se ha adaptado en el Palacio de Hielo. Fue entonces cuando, después de seis días, localizaron el cadáver de Manuel.

Ahora la familia se está asesorando legalmente, incluso se ha montado una plataforma de afectados por el coronavirus, para denunciar los hechos y realizar las reclamaciones pertinentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here