Paz en La Mina: Los patriarcas consiguen un acuerdo histórico

El clan de los “Salguero” -conocidos como “Los Manolos”- y el clan de “Los Cafeletes”, se comprometen a un pacto de no agresión y a velar por las conductas cívicas en el barrio

Paz en La Mina: Los patriarcas consiguen un acuerdo histórico

Los jueces de Badalona, los Mossos d´Esquadra y el llamado Consejo de Ancianos de La Mina (Consejo formado por los patriarcas de las principales familias gitanas de ese barrio de Sant Adrià del Besòs), han dicho basta. Basta a la espiral de violencia e inseguridad que se vivía en el barrio de unos años para acá.

Basta a las vendettas a tiro limpio. Basta a las extorsiones y a los ajustes de cuentas. Basta al desgobierno de un territorio estigmatizado durante décadas. Basta a tener que vigilar constantemente quien merodea a tus espaldas, quien te traiciona y quien pone palos en las ruedas a la convivencia de un barrio adosado a la ciudad de Barcelona (lindante con el glamuroso barrio del Forum) que, sin embargo, no consigue desembarazarse de esa acepción de gueto o de barrio sin ley, especialmente, durante los últimos años.

Firmeza judicial, firmeza policial

Los jueces han tomados las riendas con la determinación que les otorga la ley ante los escandalosos acontecimientos que se vienen sucediendo: tiroteos, palizas, proliferación del tráfico de drogas -especialmente Marihuana-, peregrinaje constante de toxicómanos -muchos de ellos receptadores- en el barrio, etc.

La Fiscalía antidroga ha estado ojo avizor para no dejar pasar ni una más. Los Mossos han ejecutado planes efectivos, inapelables. La policía de la Generalitat ha adoptado medidas de presión desde todos los puntos de vista y hasta sus últimas consecuencias. Todos han colaborado: los grupos de Seguridad Ciudadana adscritos a la comisaría de La Mina, los grupos de intervención, los agentes especiales de la División de Investigación Criminal (D.I.C.). También se ha volcado la Policía Local de Sant Adrià.

Los patriarcas retoman el poder

Pero el último gran aldabonazo para cerrar la puerta a la guerra y dar paso a la paz lo han dado los ancianos, los patriarcas, aquellos que parecían relegados por las nuevas y díscolas hornadas. Los ancianos vuelven a ejercer la autoridad que le confiere sus años a cuestas, las arrugas que surcan sus caras y el mando que sus bastones simbolizan en el código de honor que rige a esa comunidad.

El Consejo de Ancianos de La Mina, con el apoyo de la Federación de Asociaciones Gitanas de Catalunya (FAGIC), sentó en la misma mesa, en un acto solemne y cargado de una extraordinaria simbología, al tío José Salguero Alunda, patriarca del llamado clan de “Los Manolos” y al tío Diego Flores Castañeda, jefe de la familia de “Los Cafeletes”. Meses atrás, miembros de uno y otro clan se habían enzarzado a tiro limpio, aunque no era la primera vez. “Asuntos de drogas, de marihuana”, confirma la policía. Aquel incidente supuso un “hasta aquí hemos llegado”.

Se acabó el desgobierno

Bajo la coordinación de los jueces de Badalona, los Mossos desplegaron el pasado mes de junio un macro operativo en el barrio que se saldó con la detención de los “príncipes” del clan de “Los Manolos”. Se les acusó de tráfico y extorsión. Se les incautó 15 pistolas, abundante munición e incluso un fusil de asalto. La llamaron operación “Veta”. Transcurrido medio año, seis de los jóvenes líderes de la familia Salguero siguen en prisión.

Pacto y compromiso de honor

Justamente el acuerdo -el documento firmado y las imágenes que aporta en exclusiva eltaquígrafo.com), cita explícitamente a algunos de los detenidos. En concreto el tío José Salguero Alunda “se hace responsable de que a partir de la firma de este documento, el comportamiento de Manuel y Antonio Salguero Alunda y de Manuel y Lisardo Salguero Borja (cuatro de los encarcelados en la operación “Veta”) será ejemplar dentro del pueblo gitano con un respeto absoluto a las normas establecidas y que cesarán y se abstendrán de mantener, promover o incitar enfrentamientos con otros miembros del pueblo gitano”.

Momento de la firma del acuerdo en La Mina

En el documento el tío Diego Flores Castañeda, su hasta ahora principal enemigo, “se da por enterado y confirma que no existe ningún tipo de conflicto personal con la familia Salguero y en concreto, con el grupo conocido como “Los Manolos”.

El Consejo de Ancianos “como Consejo Supremo del pueblo gitano es testigo de la celebración del acuerdo entre las dos familias y velará para que no existan conflictos personales e inter-familiares en todo el territorio en general y, en particular, en La Mina”. El Consejo de Ancianos velará “para que nada pueda perturbar la buena vecindad, paz y armonía entre las personas que residan en el barrio”.

Firma histórica

Este medio digital aporta instantáneas del momento de la firma y del alegato del presidente del Consejo de Ancianos dando fe del pacto que contempla el documento histórico.

Los cuatro detenidos del clan de “Los Manolos” citados en el documento, asumen íntegramente el contenido del acuerdo e incluso han cambiado de dirección letrada en un gesto que se interpreta como el inicio de una nueva etapa.

6 Comentarios

  1. Hola, todo eso quiere decir que se acaba con el trapicheo de droga y demás???
    No.
    Es sólo un pacto de no violencia entre ellos.
    Por lo demás, ¿todo sigue igual?
    Pues va a ser que si.

  2. Es uno de los mejores chistes escritos, solo falta las FARC negociando una ruta, La Mina- Caracas- Medellín, con el visto bueno de afines al Chapo Guzmán y el Patriarcado.

  3. La monserga con que la máquinaria propagandista, ( relaciones públicas) tratan de vender estos acuerdos,bien podrían merecer un pulitzer por tanta idiotez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here