Orden de búsqueda internacional para localizar a las niñas desaparecidas en Tenerife

Los investigadores se aferran a la hipótesis de que Tomás Gimeno se haya fugado con Olivia y Anna, de seis y un año respectivamente

Orden de búsqueda internacional para localizar a las niñas desaparecidas en Tenerife
La Guardia Civil peina la zona en la que ha aparecido la embarcación de Gimeno y una sillita de bebé que pertenece a la hija menor | Europa Press

Ya son cuatro días sin noticias del padre y sus dos hijas menores, desaparecidos desde el martes en Tenerife. Aunque los últimos hallazgos son desesperanzadores, los investigadores se aferran a la hipótesis de que Tomás Gimeno, de treinta y siete años, se haya fugado con Olivia y Anna, de seis y un año respectivamente. 

Este sábado se ha movilizado de nuevo el dispositivo de búsqueda que peina la zona de Punta de Anaga hasta el Puertito de Güímar por tierra, mar y aire. Lo componen el servicio aéreo y marítimo de la Guardia Civil, el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) y la Unidad Orgánica de Policía Judicial. Además, desde este sábado, para agilizar la búsqueda, se han sumado agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) con una dilatada experiencia en este tipo de casos, que participaron en la investigación de Diana Quer, Gabriel Cruz y Asunta Basterra. 

Asimismo, y siguiendo la hipótesis de una posible fuga, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Güímar ha emitido una orden internacional de búsqueda para dar con el paradero de Tomás Gimeno y de las dos menores, según han informado a Europa Press fuentes de la investigación. Además, el juzgado ha solicitado a varias entidades bancarias los últimos movimientos de las cuentas de Gimeno para comprobar si el desaparecido pudo haber retirado una cantidad superior a los 70.000 euros poco antes de esfumarse. De confirmarse, cobraría fuerza la posibilidad de que el padre y sus hijas hubiesen abandonado la motora de Gimeno, que ha aparecido vacía y a la deriva, para continuar la huida en otra embarcación con ayuda de terceros. Este supuesto se vería apoyado por el hecho de que Gimeno cargó su móvil poco antes de zarpar. Por este motivo, se ha ampliado el área de búsqueda hacia el sureste de la isla de Tenerife así como a La Gomera, La Palma y El Hierro.

Restos de sangre en la embarcación

No obstante, es demasiado pronto para descartar otras hipótesis. El viernes, después de que los investigadores encontraran restos de sangre en la embarcación abandonada, se procedió al registro exhaustivo del domicilio del desaparecido y de un terreno familiar, ambos ubicados en la Candelaria, sin que haya trascendido información al respecto dado que se ha decretado el secreto de sumario. 

Los restos de sangre hallados en la embarcación de Gimeno están siendo analizados con el fin de averiguar si pertenecen a alguno de los tres desaparecidos, aunque no se descarta la posibilidad de que sean de peces dado que el padre practicaba la pesca de forma asidua. Además, a estas horas los GEAS continúan peinando el fondo marino de la zona en la que fue descubierta la pequeña embarcación para localizar el ancla, que no ha aparecido. 

“No volverás a ver a las niñas”

Anna y Olivia están desaparecidas desde el martes después de que su padre, Tomás Gimeno, no las devolviera a su expareja, tal y como habían acordado. En lugar de regresar con las menores, Gimeno envió un inquietante mensaje a la madre de las pequeñas en el que decía “No volverás a ver a las niñas ni a mí tampoco”. Asustada, la mujer presentó una denuncia en el cuartel de la Guardia Civil. Sin embargo, cuando los investigadores se pusieron en marcha, ya era demasiado tarde. Gimeno había zarpado en su pequeño barco desde el puerto Marina Tenerife, poco después de la media noche, supuestamente con las dos niñas. Sin embargo, tanto el personal de seguridad como las cámaras de vigilancia desmontan esta hipótesis. Según ha detallado a EFE el capitán del puerto de Marina Tenerife, Enrique Alonso, en las imágenes se ve a Gimeno solo, transportando bolsas y maletas de su coche a la embarcación. Pero ni rastro de las niñas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here