Operación Judas: el traidor, el manuscrito y su financiación

El sumario de la operación realizada por la Guardia Civil sigue arrojando nuevos indicios que situarían a los detenidos en un escenario de ocupación del Parlament y otras acciones, aun por conocer.

Operación Judas: el traidor, el manuscrito y su financiación
La Guardia Civil sometió a los sospechosos a un exhaustivo seguimiento | CCMA

El sumario de la Operación Judas se ha colocado, tan solo tres días antes de las elecciones del próximo 10-N, en el centro del huracán mediático. Así pues, a medida que sale a la luz el contenido de dicho sumario, se van desprendiendo nuevas informaciones en relación con las escuchas que la Guardia Civil realizó durante más de un año, así como de pruebas que recopilaron tras los registros. 

Una de esas pruebas consiste, según La Vanguardia, en un manuscrito que Jordi Ros, uno de los detenidos, presuntamente lanzó a la basura cuando estaba vigilado por la Guardia Civil. 

Dicho manuscrito se valora, ahora, como un posible texto reivindicativo de cara al ‹día D›, es decir, el momento que iban a comenzar sus acciones y que se sospecha que sería cuando se conociera la sentencia del Tribunal Supremo sobre el procés. En éste, se dice lo siguiente: «Nos querremos sí sólo si hacemos nuestras cosas por nosotros. Habrá gente que las aceptará, aceptará nuestros actos y seremos valorados y queridos por los mismos o no. Dependerá de los juicios de valor de cada individuo o colectivo. Nunca deberíamos hacer las cosas por agradar, haremos las cosas según nuestro criterio, valores, ética y nuestra estima».

La Guardia Civil califica de «inquietante» este documento y que «apuntala la hipótesis de la preparación y ejecución de una acción violenta».

Nuevas escuchas

En otra conversación intervenida por los investigadores entre Ferran Jolis y Xavier Buigas, ambos encarcelados y presuntos cabecillas en la intención de ocupar el Parlament, el primero de ellos comenta ciertas técnicas de protección del móvil para poder mantener conversaciones seguras. «A mí, me parece que el ‹foxy› lo tenemos dentro, el traidor lo tenemos dentro. Están pasando cosas muy extrañas últimamente», le reconoció.

Jolis está especializado en telecomunicaciones. De hecho, según él mismo explicó al juez, Manuel García Castellón, la hermana del expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, le pidió que le instalara un sistema para enviar mails seguros a su hermano. Además, según su declaración, Jolis tenía que ser el responsable de mantener las comunicaciones seguras durante los días de la ocupación. 

No son CDR

En otra conversación añadida en la investigación, Jolis explica que han creado (junto con otro de los detenidos, Xavier Buigas) un «equipo bastante bestia», autodenominado Equipo de Respuesta Táctica (ERT), y que no pertenece a los Comités de Defensa de la República (CDR), aunque participen en sus actos. Y parece consciente de lo que ocurrió el pasado 26 de septiembre, cuando ingresó en prisión junto con otras seis personas, ya que un año antes había comentado a una amiga suya que «se está jugando el culo, porque si lo pillan le van a meter terrorismo y banda organizada». Afirmación que también fue escuchada por la Guardia Civil. 

Añade que no hay «delitos de sangre ni amenazas pero que, a veces, sí que cruza la línea», por los aparatos que maneja para dar protección a ciertas personas, como Puigdemont y la periodista y candidata de Junts per Catalunya (JxCat), Beatriz Talegón.

Financiación 

Según apunta El Periódico, a pesar de reconocer que no formaban parte de los CDR, los detenidos financiaban sus preparativos con su dinero personal y pequeñas cantidades procedentes de cajas locales de resistencia del CDR, a la espera de los fondos de «unos empresarios» dispuestos a ayudarles. 

Este mismo medio asegura que los CDR ahora encarcelados esperaban también contar con dinero de una supuesta estructura paralela al CDR, a la que llaman «Serrallonga», con el mismo apellido que un famoso bandolero catalán del siglo XVII, y a la que atribuían una total disponibilidad de fondos

A ‹Serrallonga› alude Xavier Buigas en una conversación telefónica, el 8 de octubre de 2018, a las 7 de la tarde, con Ferran Jolis. El primero le habla al segundo por primera vez de un plan de toma de la cámara autonómica catalana.

Por otro lado, una de las primeras necesidades económicas que el grupo puso de manifiesto en diciembre de 2017 cuando, a partir de una reunión de formación de miembros del CDR en Berga —tras la que sale la idea del nombre Equip de Resposta Tàctica—, fue la necesidad de comprar «cacahuetes» (nombre que daban a tarjetas telefónicas no registradas).

Esa compra se realizó con dinero «de la territorial» del CDR, según declaró Jolis a la Guardia Civil.  Entre las personas que le dieron dinero, Jolis citó a los agentes a un activista muy comprometido de Sabadell y vinculado a la CUP, al que llaman Eric el Rico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here