‘Nuestra Señora de la Esperanza’ de David Monthiel

‘Nuestra Señora de la Esperanza’ de David Monthiel

Leer ‘Nuestra Señora de la Esperanza’ del escritor David Monthiel (Cádiz, 1976) me ha supuesto abandonar las nieblas y el frío de mi tierra para viajar directamente a Cádiz, la tacita de plata, con su solecito, sus gambitas y su gente. Y es que la ciudad andaluza es la protagonista absoluta de la tercera novela de la serie de Rafael Bechiarelli, el detective gaditano que forma una perfecta simbiosis con la población sureña y no se concibe el uno sin la otra.

La alcaldesa llama a tu puerta

Rafael Bechiarelli malvive en un local de mala muerte que hace las veces de casa y de oficina. Es por ello que cuando unos golpes resuenan en la chapa que usa como puerta y la persona que aparece detrás no es otra que Esther Amberes, la alcaldesa de Cádiz, Bechiarelli se queda sin palabras –y mira que esto es difícil en él–.

Amberes le pide su ayuda –remunerada, por supuesto– para averiguar qué se esconde tras la muerte de Gabriel Araceli, quien recientemente había dimitido de su cargo de concejal. La edil –de quien circula de móvil en móvil una foto en pelotas– cree que hay un complot para eliminar del gobierno a su partido, que esa foto y ese asesinato así lo demuestran y que el siguiente objetivo será ella.

Aunque nuestro detective se niega al principio, Esther goza de ese carisma y poder de persuasión que le ha hecho llegar al cargo que ocupa, y consigue que Bechiarelli acepte el encargo.

Y es así como Rafaé abandona su zona de confort, esa de las esferas más bajas de su ciudad y comienza a moverse por los círculos políticos, donde si no miras por dónde pisas, corres el riesgo de que te pongan la zancadilla.

Monthiel, un escritor con estilo propio

‘Nuestra Señora de la Esperanza’ ha supuesto mi primera toma de contacto con Monthiel y su personaje. Al no haber leído sus dos libros anteriores, hay algún dato que se me ha escapado para saber cómo ha llegado Bechiarelli a encontrarse en el punto en el que está.

No me ha resultado una lectura fácil. Lo que se puede considerar un gran acierto es la inclusión del lenguaje gaditano en la trama, pero ese mismo acierto es el que me ha sacado de la historia en numerosas ocasiones. He tenido que buscar palabras en Google, releer dos y hasta tres veces algunos diálogos que se me hacían de difícil comprensión… Parece mentira que hablando el mismo idioma no puedan ser más distintos el castellano que yo utilizo del usado en Cádiz.

Por otro lado, aunque la trama es interesante, está bien construida y la investigación se resuelve de tal forma que no deja ningún cabo suelto, la política es uno de esos temas que no me apasionan y tanto hablar de lo mismo me ha resultado pesado.

La clase política a juicio

Monthiel aprovecha esta investigación criminal para criticar el mundillo político. Se centra en lo que ocurre en Cádiz, pero bien podría ser cualquier ciudad de esas azotadas por el paro y por la desidia de sus gobernantes. Esas ciudades con una tasa de desempleo tan alta que se hace difícil mirar hacia el futuro. Donde esos que tienen el poder una vez llegan arriba solo se preocupan de dar concesiones a sus amiguitos, sacarse fotos con quienes lo están pasando mal, para acto seguido irse de comilona con los colegas empresarios, olvidándose del por qué están donde están y cuál es su deber para con sus ciudadanos.

Obviamente no todos son así. Afortunadamente existe una clase de mandatario que busca el bienestar de la población, que intenta hacer reformas sociales que beneficien a los estratos más bajos de la sociedad. Pero estos se encuentran con una oposición inesperada, la de los otros partidos que, viendo peligrar su poder, no dudarán en poner trabas y sacar trapos sucios para hacerles caer de ese puesto que, según ellos, nunca debieron ocupar.

Lo que está claro es que Bechiarelli ha venido para quedarse, para hablar de esos temas incómodos, para investigar donde nadie más puede llegar. Para dar voz a aquellos a los que intentan silenciar, porque la verdad no gusta, la verdad molesta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here