Noelia de Mingo ingresa, de nuevo, en psiquiatría

La exdoctora aprovechó la ausencia de su madre, una anciana octogenaria, para atacar con un cuchillo jamonero a dos mujeres en un supermercado. Una de las víctimas es la mujer de su primo.

Noelia de Mingo, ingresada en psiquiatría
La exdoctora, fuera de sí, intenta apuñalar a uno de los agentes de la Policía Local de El Molar | Twitter

Sanitarios del Summa-112 han trasladado a Noelia de Mingo, detenida el lunes por apuñalar a dos mujeres, a la Unidad de Psiquiatría del Hospital Infanta Sofía, en San Sebastián de los Reyes. El ingreso de la paciente, que sufre esquizofrenia paranoide crónica, ha sido forzoso. Allí permanecerá ingresada, en calidad de detenida y custodiada por la Guardia Civil hasta que esté en condiciones de pasar a disposición judicial. La exdoctora, que fue reducida y arrestada por una pareja de agentes de la Policía Local de El Molar, no resultó herida. Sin embargo, presenta graves alteraciones mentales, por lo que tendrá que permanecer hospitalizada. 

Apuñaló a la mujer de su primo

El lunes a mediodía, Noelia de Mingo sembró el pánico en su pueblo natal, El Molar. Aprovechando que su madre, de 80 años, tenía que ausentarse para hacerse unas curas por una caída que sufrió recientemente, la exdoctora cogió un cuchillo jamonero y salió a la calle. En estado de enajenación, accedió al interior de un supermercado, propiedad de la mujer de su primo hermano por parte de madre. Primero acuchilló a una cajera, dejándola gravemente herida, después se fue a por la mujer de su primo carnal y le asestó dos puñaladas en la espalda. 

La cajera, de 46 años y que había superado recientemente un ictus, tuvo que ser trasladada en helicóptero hasta el Hospital 12 de Octubre. Allí permanece ingresada, en estado muy grave, con un hemitórax izquierdo. La mujer de su primo y propietaria del local en el que sucedieron los hechos, recibió dos puñaladas por la espalda y permanece ingresada en La Paz. Su pronóstico es moderado. 

Triple crimen en 2003

Desde 2017, año en el que salió del psiquiátrico en el que permanecía ingresada cumpliendo 25 años de internamiento por el triple crimen cometido en 2003 en la clínica de la Concepción, de la Fundación Jiménez Díaz, donde trabajaba como residente, de Mingo permanecía bajo custodia por su madre, una anciana octogenaria, y bajo estricta vigilancia clínica de su psiquiatra de cabecera. Aunque tendría que haber cumplido un cuarto de siglo de internamiento, la Audiencia Provincial de Madrid acordó su puesta en libertad bajo custodia de su familia tan solo 11 años después del crimen. Tanto sus familiares como su psiquiatra tenían el deber de avisar sobre cualquier signo de alteración en su dolencia, por si fuera necesario aplicar medidas terapéuticas urgentes. No obstante, no se registraron nuevos brotes psicóticos. Hasta ayer. Víctimas y familiares del ataque de 2003 venían alertando de que Noelia de Mingo lo volvería a hacer. Y no se equivocaron. 

publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here