Morella Negra com la Trufa: ¿Por qué nadie viene a por el vino?

El escritor Roger Rubio autor de ‘El hombre que nunca haría daño a nadie’ gana el premio Tuber Melanosporum en la última edición de la semana de novela negra de Morella

Morella Negra com la Trufa: ¿Por qué nadie viene a por el vino?
El escritor Roger Rubio ganador del premio Tuber Melanosporum recibiendo el galardón de manos del alcalde de Morella Rhamsés Ripollés

El festival gastro-literario de ‘Morella Negra com la Trufa’ reúne a escritores, periodistas y profesionales especializados en el ámbito criminológico y judicial. Todos ellos se encuentran vinculados a la oscuridad, ya sea a través de la novela negra, la distopía, el periodismo de sucesos o el True Crime.

Celebrado en la Sala del Justícia del Ayuntamiento de Morella, el evento incluye espacios de degustación de vinos y pinchos elaborados con trufa. Nadie tiene que pagar los asistentes destinan su libre presupuesto a los libros protagonistas. Entre virutas negras y líquidos burdeos, los autores firman sus obras a un público al que le apasiona la lectura. Sí, esto es invertir en cultura.

Nadie viene a por el vino. Si acaso, ya disfrutaremos del tentempié cuando los escritores nos hayan dedicado sus libros. Porque no hay un usted de por medio, ni distancia que enfríe el intercambio comunicativo. La calidez de los organizadores y los escritores crea un lugar acogedor en el que la literatura tiene su merecido protagonismo.

También hay premio. Recibe el nombre de ‘Tuber Melanosporum’ en honor al hongo de alto valor gastronómico, y el escritor ganador regresa a casa con un puñal trufero. En esta ocasión, el jurado entregó el galardón a Roger Rubio, autor de ‘El hombre que nunca haría daño a nadie’. La pila de libros en venta se redujo al mínimo, y debo confesar que me agencié el último.

La V Edición de ‘Morella Negra com la Trufa’ lo ha vuelto a lograr. Sus organizadores pueden alzar el puño con orgullo, si bien los asistentes menos puntuales tuvieron que permanecer de pie tras buscar sin éxito un asiento. Hubo risas, escalofríos y silencios dominados por el misterio. Sí, la literatura es un entretenimiento placentero.

En el género negro, la crítica social palpita con el objeto de mejorar y progresar. A lo largo de los años, se ha incrementado el uso de etiquetas que concretan el contenido a clasificar. Lo que hizo Truman Capote con su obra más conocida se vinculaba al Nuevo Periodismo, pero ahora es extraño que alguien hable de ‘A sangre fría’ sin mencionar el True Crime. Lo mismo ha sucedido con la ciencia ficción que, aun sin moverse de su correspondiente estantería, en ocasiones recibe el nombre de distopía.

Pero no son sino subgéneros que son más viejos que yo y, en definitiva, modas que responden a un marketing estratégico de quienes custodian el ámbito editorial. Todo sea por los libros. Al respecto, el programa de ‘Morella negra com la Trufa’ ha sido todo un acierto. El público lee, adquiere conocimientos y amplía su visión en relación con la crítica social.

Y, en todo caso, debemos agradecer al comisario del festival Jorge García y a todo su equipo que hagan posible un encuentro que inclina la balanza hacia lo positivo. Porque todavía hay esperanza, porque no hay luz sin oscuridad, ni bondad sin tinieblas. Porque como bien escribió Truman, “¿Qué es la vida? Es el brillo de una luciérnaga en la noche. Es el hálito de un búfalo en invierno. Es la breve sombra que atraviesa la hierba y se pierde en el ocaso”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here