Mercenarios para el ejército ucraniano: así se inscriben desde España

En una información exclusiva de eltaquigrafo.com les mostramos lo que responde la embajada ucraniana en España y cómo se hace el proceso para quienes solicitan alistarse voluntariamente como combatientes.

mercenarios en la guerra de ucrania
Parte de la respuesta que se da desde las autoridades ucranianas a quienes quieren alistarse como voluntarios para combatir

Desde el inicio de la invasión de Ucrania por Rusia, algunos hombres en todo el mundo han respondido al llamado del gobierno de Zelensky para alistarse a combatir a las órdenes del ejército ucraniano, como mercenarios, ya que esta voluntariedad va precedida por la firma de un contrato por el que los nuevos enrolados cobran un salario por guerrear.

El procedimiento es muy sencillo, en concordancia con los prácticamente nulos requisitos que se exigen a los candidatos que quieren ir a Ucrania a matar rusos. El único que explícitamente se recoge en la respuesta de la embajada es tener experiencia militar o “similar”. En ese similar caben hombres con experiencia o grupos paramilitares, como lo demuestra el gran número de excombatientes en la guerra contra las FARC (o con las FARC) de Colombia que fueron de los primeros en responder a la llamada ucraniana.

Continuación de la respuesta para los voluntarios extrajeros que quieren ir a Ucrania como combatientes

Profesionales de la guerra y aficionados mercenarios frustrados

Lo cierto es que hay dos perfiles de hombres que están llegando a Ucrania, que ya serian unos 20.000, según las declaraciones del propio Zelensky. Por lado estarían los militares, paramilitares y mercenarios profesionales, acostumbrados a la vida en la guerra, ya que ese es su modus vivendi. Se ha hecho público que han sido reclutados centenares también en África, concretamente en Senegal, donde el propio gobierno senegalés cerró la web de la embajada de Ucrania que solicitaba voluntarios para ir a la guerra.

publicidad

El otro perfil de hombres que quieren ir a Ucrania es el de jóvenes de radicales de ultraderecha, que suelen tener antecedentes policiales y penales por delitos de odio, que quieren alistarse para poder tener acceso al material militar y dar rienda suelta a sus fantasías bélicas. El problema estriba en que como no se pide ningún tipo de requisito y que, por supuesto, no se excluye a nadie, aunque tenga un historial penal de cualquier tipo de delitos, los voluntarios resultan a veces poco operativos.

Es el caso del chico español exmilitante falangista que se enroló como voluntario pero que la ultraderecha tuvo que repatriar porque no aguantó más de una semana en el frente. En sus propias palabras dijo que la guerra no era lo que él pensaba ya que la artillería rusa no daba tregua. Además, se quejó, según adelantaba Crónica, que a la firma del contrato les prometieron un sueldo de 3.000 euros pero que en realidad era sólo de 300 euros.

El perfil de este mercenario voluntario frustrado se repite con otro de los españoles que han ido a Ucrania a combatir. Se trata del joven de 23 años de Segur de Calafell, con conocida trayectoria en formaciones de ultraderecha y filo fascistas, que además fue detenido hace unos meses en Budapest por hacer el saludo nazi delante de una sinagoga, mientras vestía la camiseta de un colectivo fascista local, como recoge NacioTarragona. En este caso concreto de Miguel, que así se llama, está de voluntario en el Batallón Azov, constituido por miembros de indudable ideología neonazi.

El proceso de inscripción

Desde eltaquigrafo.com hemos querido realizar el recorrido que cualquiera puede hacer para llegar a inscribirse como combatientes voluntarios en la milicia ucraniana.

Lo primero que llama la atención es que ninguna web de ninguna página oficial de las embajadas ucranianas funciona. Se te remite a la página de Facebook donde hay un post que nos redirige a otra web donde sí parece que puedes apuntarte como voluntario desde cualquier país.

Sin embargo, en esa otra web no funciona ninguno de los enlaces ni los teléfonos que ofrecen, con lo que al final, necesitas mandar un mail al correo del consulado de la ciudad desde donde te quieras alistar. En el caso de la investigación realizada por este medio se envió desde Barcelona.

En unas 48 horas se recibe una respuesta automática en la que sólo hay información para las personas ucranianas que estén desplazadas en Catalunya como refugiadas y puedan dirigirse a la Generalitat de Catalunya, concretamente se remiten al correo comiteacollida.igualtat@gencat.cat o al 012, para solicitar asistencia humanitaria.

Sin embargo, sin realizar ninguna otra consulta en unas dos semanas recibimos otro correo desde un mail que nada tenía que ver con el oficial del consulado, en el que se explica paso a paso lo que se debe hacer para enrolarse como combatiente y se especifica muy claro, que el único requisito exigido es la experiencia militar. También se pide que se aporte el equipo militar (Ropa, armas, etc.) en caso de que le voluntario disponga de ello.

La única documentación que se requiere es la identificación personal. En ningún caso se exige un certificado de antecedentes penales ni policiales.

El último paso es una entrevista con el encargado de reclutamiento en Madrid, que en caso de que el voluntario no se encuentre allí, se realizaría por whast up.

Tras ese sencillo procedimiento, los voluntarios esperan órdenes para saber cuando cómo y a dónde serán trasladados. Una vez allí se les equipa militar y armamentísticamente.

Posibles consecuencias penales

De momento no están claras las consecuencias penales de los actos que los voluntarios puedan cometer en Ucrania, como asesinatos, o si se dieran saqueos o violaciones. Lo cierto es que los soldados regulares están exentos de responsabilidad bajo la ley de la obediencia debida, en actos estrictamente de combate. Sin embargo, estos voluntarios no son considerados fuerzas armadas, por lo que no están amparados por la Convención de Ginebra. Esto ha sido señalado por el gobierno ruso, que ha advertido, a diferencia de lo que ocurre con los militares, los mercenarios extranjeros capturados en Ucrania serán juzgados en Rusia por los crímenes cometidos como si fueran ciudadanos fuera de las fuerzas armadas.

Ya existen dos antecedentes próximos de esta situación. Hace ocho años siete españoles fueron detenidos tras haber sido combatientes voluntarios en el Donbass. Además, todos los españoles que fueron combatientes voluntarios en Siria han sido juzgados por terrorismo a su vuelta.

De ahí el malestar del ministerio de Exteriores de esta llamada a alistarse al ejército de ciudadanos no ucranianos. Es una incógnita aún cuál será su futuro, si es que logran volver.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here