Más violencia sexual y el machismo entre menores son las claves del 25N del 2021

Las violaciones a chicas menores aumentan un 60% mientras que las sufridas por mujeres mayores de edad aumentan un 10% respecto a 2020 y 2019

Imagen de la manifestación 25N Barcelona
Imagen de la manifestación contra la violencia machista el pasado 25N en Barcelona

En los que va de 2021 se contabilizan en España 70 feminicidios. Sin embargo, para las cifras oficiales sólo 39 entran dentro de las estadísticas de asesinadas por violencia machista, ya que la ley de 2004 sólo reconoce como víctimas a aquellas mujeres que son agredidas o asesinadas por sus parejas o exparejas, un concepto demasiado pobre y completamente conservador de la violencia machista que poco la diferencia de que antaño se llamaba “violencia doméstica”.

Cada vez más violaciones

El aumento exponencial de la violencia sexual contra las mujeres y las niñas y el crecimiento exacerbado de la violencia machista entre los menores de edad son los datos más llamativos y a la vez, de los más preocupantes que ponen de relieve que la violación de los derechos humanos que supone que a mujeres sean agredidas y asesinadas por el hecho de ser mujeres, está muy lejos de desparecer.

No parece tampoco que las autoridades acaben de acertar a la hora de diseñar las estrategias contra la violencia machista. Si bien es cierto que el número de denuncias aumenta y que eso es consecuencia directa de la mayor confianza de las mujeres en el sistema, lo cierto es que no se corresponde con el número de procesos judiciales ni de condenas por maltrato que se dan en los juzgados.

publicidad

Más denuncias y más detenidos

Según fuentes de los Mossos d’Esquadra, en 2020 se instruyeron 11.407 denuncias en Catalunya, lo que supone un aumento de 7,9% respecto a 2020 y del 2,7% respecto a 2019, año en que no existía la pandemia y arroja cifras más parecidas a la realidad del año 2021. Estos datos reflejan una terrible realidad que es que, año tras año, la violencia machista lejos de disminuir, crece en todos y cada uno de los indicadores.

Proporcionalmente al número de denuncias, crece también el número de detenidos. En Catalunya ha habido, en lo que va de 2021, 9.906 hombres detenidos por violencia machista, de los cuales, 108 eran menores de edad, lo que supone un 63,6% más de menores detenidos que en 2020, y un 3,8% más que en 2019.

La violencia hacia las menores es la que más crece

La normalización entre los adolescentes de la violencia machista como instrumento para relacionarse entre chicas y chicos y la tolerancia de estos comportamientos en los ámbitos de la sociedad donde más se relaciones los jóvenes, como son las redes sociales o ciertos tipos de música, por poner un ejemplo, son un indicador inequívoco de que el sistema de educación está fallando completamente y que la educación en igualdad simplemente no existe.

Consumo de porno masivo

La pornografía por parte de los chicos a partir de que tienen acceso a los Smartphone (más o menos a los 10 años), tiene mucho que ver con en aumento incontrolable de la violencia sexual, sobretodo entre los más jóvenes. Según el grupo de estudio de la Universitat de les Illes Balears dirigido por el profesor Lluis Ballester, el consumo masivo de pornografía cada vez más inclinada hacia la ultra violencia que a la exhibición del propio sexo explícito hace que entre los adolescentes se extienda la percepción que esas son las relaciones sexuales “normales”. De hecho, según los últimos estudios presentados, uno de cada tres universitarios españoles cree que el sexo habitual es el que se muestra en la pornografía.

Una de las agresiones sexuales más brutales las que hemos vivido este año donde se juntan los dos elementos anteriores, menores y violencia sexual, es el caso de la violación grupal de una chica de 16 años en Igualada el pasado 1 de noviembre. El caso sigue abierto y aún no hay ningún detenido puesto que la víctima aún no ha podido declarar debido a la gravedad de sus heridas después de la brutal agresión. Sin embargo, tal y como adelantó este medio, la policía estaría cerrando el cerco sobre dos individuos jóvenes a los que la víctima habría conocido por internet, lo cual cuadra a la perfección con las características de la violencia machista que más ha aumentado este año, violencia sexual entre jóvenes y con las redes sociales como elemento catalizador.

En datos, en Catalunya se han registrado 10 agresiones sexuales donde la víctima es menor de edad, mientras que en 2020 se registraron sólo 4, lo que supone un incremento del 60%. Así mismo, los casos de violaciones donde la mujer víctima es mayor de edad en lo que va de año 2021 han sido 254, un 10% más que en 2020 y un 11,4% más que en 2019. Se observa perfectamente que el aumento de agresiones sexuales crece seis veces más entre menores víctimas que entre mujeres mayores de edad.

Sin embargo, además de la violencia sexual y de la violencia feminicida, que nos ha dejado 39 asesinadas oficiales (siete de ellas en Catalunya que han dejado a cinco menores huérfanos), pero 70 asesinatos en realidad en lo que va de 2021, existen otros tipos de viñas a violencia machista que sufren las mujeres y las niñas a diario.

Violencia psicológica es la más abundante

Según información ofrecida por Mossos d’Esquadra, la violencia psicológica representa 52% de los casos atendidos y directamente relacionado con esto, el delito más denunciado es el  de amenazas, el cual representa un 24,5% de los hechos delictivos. La violencia física se sitúa en segundo lugar de los hechos denunciados, representado el 40% de la violencia y el 37,9% de los delitos.

Sin embargo, toda la violencia que se ejerce contra las mujeres a través de internet, la ciberviolencia, donde entran categorías como laporno venganzao la distribución de imágenes íntimas a través de las redes sociales, ya representa más del 4% de las denuncias presentadas.

La desprotección ante la violencia vicaria

Pero hay una violencia machista que aún no figura como tal en las leyes y que, sin embargo, causa el mayor dolor de las mujeres víctimas, que es la violencia vicaria. Hemos tenido este año dos casos muy destacados de este tipo de violencia machista, el de las dos niñas secuestradas y asesinadas por su padre en Canarias y el del asesinato de un niño de 5 años a manos de su padre en un hotel de el Paralelo en Barcelona. En ambos casos, los dos asesinos eran las exparejas de la madres de los niños y niñas asesinados y en ambos casos su objetivo era dañar a la mujer a través de la desaparición de sus hijos.

Una reivindicación constante de las asociaciones de mujeres víctimas y del movimiento feminista es que, para evitar la violencia vicaria se suspendan los regímenes de visita de todos aquellos padres acusados de maltrato, ya que las madres se encuentran completamente desprotegidas ante una situación de potencial peligro para sus hijas e hijos. Casos como el de la condena a Juana Rivas a dos años y medio de prisión por no querer entregar a sus hijos a su padre, condenado por maltrato, ponen de manifiesto la situación de vulnerabilidad y desamparo que aún padecen ante nuestro sistema judicial tanto las mujeres como los niños y niñas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here