Manifestación en Vigo por Déborah Fernández: “Que su crimen no quede impune”

Más de 200 personas se manifestaron ayer frente al Museo de Arte Contemporáneo de Vigo para reclamar justicia por la joven viguesa cuyo cadáver fue hallado en una cuneta en O Rosal hace ya casi 20 años

Manifestación en Vigo por Déborah Fernández: “Que su crimen no quede impune”
Más de 200 personas se reunieron a las puertas del Museo de Arte Contemporáneo de Vigo para reclamar justicia por la joven viguesa / EFE

La familia de Déborah Fernández no se rinde y exige justicia a falta de cuatro meses para que prescriba el caso. Ayer por la tarde, frente al Museo de Arte Contemporáneo de Vigo, más de 200 personas acudieron a la concentración con el fin de “hacer ruido” y evitar que el caso se cierre sin resolución. La familia de la joven viguesa ha solicitado en numerosas ocasiones que el juez cite al principal sospechoso en calidad de investigado, ya que ello supondría poner en pausa el tiempo de prescripción.

Durante la concentración, Rosa Fernández, hermana de Déborah, aseguró que la familia se siente abandonada y arremetió contra la justicia: “La Fiscalía sigue sin mover un dedo, sólo ha pedido una prueba pericial en dos años de instrucción […] es una inocentada como la de hoy, 28 de diciembre, que nos llevan haciendo durante 18 años. Y basta ya”.

Carrera a contrarreloj

El letrado de la familia, Ramón Amoedo, lanzaba hace unas semanas un contundente mensaje a la Fiscalía: si no acepta que se cite a declarar como imputado al principal sospechoso, que pida el archivo de la causa y argumente los motivos para que se acabé el “paripé”.

publicidad

La familia de Déborah y sus representantes legales han denunciado desde el primer momento las numerosas irregularidades y actuaciones policiales y judiciales que rodean el caso y que, a su juicio, han obstaculizado la investigación de la muerte de la joven. La familia de la joven ha seguido de cerca la investigación, solicitando en numerosas ocasiones la práctica de pruebas, la declaración de testigos, el cribado de ADN y la exhumación del cadáver, entre otras diligencias.

En octubre de este año, la policía inspeccionó el coche, un arcón congelado y cierta ropa de cama del que es el principal sospechoso y sobre quien se ha centrado la investigación en los últimos meses, pero aun así no “quieren citarlo como testigo porque hay muchas pruebas contra él, pero tampoco como imputado porque se supone que las pruebas no son suficientes” aclara Amoedo.

A cuatro meses para que prescriba el delito, la familia espera que se haga justicia y que el principal sospechoso sea por fin citado en calidad de investigado. En el manifiesto que se ha leído durante la concentración, la familia ha insistido en que «no se puede alargar más este paripé […] si no se tiene justicia ahora, luego será tarde» y ha vuelto a recordar que para ello «es necesario citar al principal sospechoso».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here