Mainat tomaba 40 pastillas distintas

El productor televisivo, que ha acusado a su expareja de intento de asesinato, declaró a los Mossos que, en 12 años, Ángela Dobrowolski, nunca le tomó el azúcar.

Mainat tomaba 40 pastillas distintas
Mainat declarará ante el juez el próximo día 25.

Josep Maria Mainat tomaba 40 pastillas al día: unos medicamentos para tratar sus distintas patologías y otros para abordar la que es una de sus principales obsesiones: no envejecer.

Así lo declaró él mismo a los Mossos d’Esquadra cuando éstos le tomaron testimonio. En esa entrevista, Mainat dijo ignorar cómo funcionaba el aparato medidor de azúcar en sangre. Aseguró que, en 12 años, su expareja, Ángela Dobrowolski, nunca le tomó el nivel de azúcar y que, por no saber, ignoraba si el aparato en cuestión tenía o no registro de memoria de las pruebas efectuadas.

Atestado en el punto de mira

Mainat insiste en que Ángela trató de asesinarlo con una sobredosis de insulina. Los Mossos, en su atestado, explican que el aparato registró, finalmente, un índice de azúcar en sangre de 156, pero que ese dato, considerado normal, corresponde a una cata que se tomó a sí misma Ángela para «blanquear» lo que había tratado de hacer.

Llama la atención esta afirmación policial, porque en el mismo informe médico del Sistema de Emergencias Médicas (SEM), que atendió inicialmente a Mainat y consiguió que el productor televisivo se reanimara en tan sólo 15 minutos, se explica que los facultativos le administraron hasta seis dosis de un derivado de la glucosa, el producto habitualmente utilizado para recuperar a las víctimas de una crisis hipoglucémica como la que parece que había sufrido Mainat.

En un cuarto de hora, tras la administración de las citadas dosis, Mainat pasó de 10 a un índice de azúcar en sangre de 156. Curiosa la coincidencia de este último nivel. ¿Están seguros los Mossos de que esa toma se la realizó Ángela a sí misma por los motivos que explican o corresponde, en realidad, a Josep Maria Mainat?

Los médicos y su declaración clave

El juez instructor, número 32, de Barcelona, ha citado para el mes de diciembre a los facultativos del SEM, los técnicos de la ambulancia y a personal del hospital Quirón para que aporten su versión de los hechos. Recordemos que, tal y como adelantó este medio, Mainat no ingresó una, sino dos veces en el hospital Quirón, y ambas por una crisis hipoglucémica: la que habría sido provocada por Ángela el día 22 de junio (por lo que parece, no revistió demasiado peligro y fue controlada de inmediato por los médicos) y una segunda, al poco de abandonar la clínica.

El atestado confirma que, a pesar de que el SEM restableció las constantes de Mainat y le dejó totalmente estable (en 20 minutos los médicos abandonaron el domicilio de Mainat), Ángela insistió en llevar a su marido al hospital. Eso ocurría la noche del día 22 de junio. El 23, Mainat recibía el alta a las 10.30, con un informe que concluía con el diagnóstico «enfermedad común», sin mayor especificación. Ese día, a las 15.30, Mainat regresaba de urgencia a la clínica aquejado de una crisis —otra crisis— hipoglucémica, en cuyo origen, Ángela Dobrowolski no aparece por ningún lado.

Declaraciones definitivas

El día 25, Mainat declara ante el juez. Ese día, también esta citada su expareja. No se descarta que el fiscal, ese día, insista en pedir el ingreso de la mujer en la cárcel. El 1 de agosto, cuando fue detenida, ya lo pidió, pero el juez no lo vio claro.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here