Los robos y hurtos en Barcelona recuperan la normalidad prepandémica

Aunque es cierto que los porcentajes están ligeramente por debajo que los registrados antes de la pandemia, la previsión de los Mossos d’Esquadra y el Departamento de Interior pasa por poner toda la atención en las zonas más calientes de la Ciudad Condal

Las cifran vaticinan un verano negro en cuanto a robos y hurtos en la ciudad de Barcelona
Imagen de archivo de un agente de la Guardia Urbana con otro de los Mossos / EFE

Los robos y hurtos en la ciudad de Barcelona están dejando a un lado los efectos disuasorios de la pandemia y sus restricciones y se están enfilando hacia unas cifras muy similares a las que se registraron en 2019, considerado un año muy negro en cuanto a la delincuencia vivida en la capital catalana.

Aunque es cierto que los porcentajes analizados en la última Junta Local de Seguridad de Barcelona están ligeramente por debajo que los registrados hace tres años, la previsión de los Mossos d’Esquadra y el Departamento de Interior pasa por poner toda la atención en las zonas más calientes de la Ciudad Condal para evitar que estos datos terminen por superar a los del 2019 prepandémico.

Más efectivos, más patrullaje y planes específicos

Es por eso, que el plan que desarrollarán Mossos y Guardia Urbana durante estos meses de verano contempla la mayor inyección de agentes de los últimos años. Precisamente, para luchar contra la delincuencia multirreincidente y los delitos sexuales que puedan suceder en la ciudad de Barcelona y en algunas de las zonas más conflictivas del litoral catalán.

publicidad

Un incremento de la plantilla que viene acompañado de la creaciones de grupos específicos contra el robo concreto de relojes de lujo, en auge durante el periodo estival; el patrullaje activo y más frecuente de las unidades antidisturbios; y de un plan contra las violencias sexuales, con rutas seguras desde los locales de ocio hasta el transporte público.

Los datos no vaticinan buenas noticias

Sin embargo, todas estas medidas llegan con unas cifras, como decíamos, muy similares a la oscura realidad que se vivió en 2019, en especial en material de robos violentos, hurtos y delitos sexuales. En este sentido, en el marco del ‘Pla Tremall’ – que lucha contra la multirreincidencia en el centro de Barcelona – los Mossos han contabilizado 4.136 robos con violencia por las calles de la capital catalana durante los primeros cinco meses de este 2022. Lo que supone una media de más de 27 robos al día. Un 17,5% menos que en 2019, pero un 40% más que en 2020.

Además, entre ambos cuerpos policiales se han detenido a 744 personas un total de 919 veces, relacionadas con la comisión de este tipo de robos violentos en plena vía pública. Y, concretamente, durante los primeros cinco meses de este año, se han detectado a 149 multirreincidentes, de los cuales se ha podido detener a 109. De estos ladrones detectados, el top 5 de los más activos han sido arrestados hasta el 55 ocasiones, acumulando entre todos ellos 125 antecedentes penales.

Los móviles siguen siendo el objeto más preciado

A pesar del auge de los ‘relojeros’ durante estos meses de verano, delito por el cual se ha creado un grupo especializado en su prevención y resolución, el teléfono móvil sigue siendo el objeto más preciado de los ladrones multirreincidentes de Barcelona. Esta tipología ocupa el 52% de los casos, mientras que los relojes, por ahora, solo copan el 7,2% de los robos registrados en la ciudad.

Los hurtos suponen el 46% de los delitos acaecidos en Barcelona

En cuanto a los hurtos, siguen suponiendo cerca del 50% de los delitos que se registran en la ciudad de Barcelona. Y, aunque las cifras están por debajo de las registradas en 2019, la policía catalana advierte que si el ritmo de los últimos meses se prolonga todo el verano las cifras podrían incluso empeorar a las de entonces. De enero a mayo se han denunciado 34.314 hurtos, lo que significa que se registran unos 230 hurtos al día.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here