Los ‘narcomossos’ extorsionaban a sus ‘confites’

El juzgado de instrucción, número 1, de Santa Coloma de Farners ha ampliado la imputación a dos agentes más de los Mossos, lo cual hace que ya sean cinco los policías catalanes investigados en esta causa.

Los 'narcomossos' extorsionaban a sus 'confites'
Los Mossos implicados fueron objeto de un intenso seguimiento.

La investigación de la División de Asuntos Internos de los Mossos d’Esquadra sobre el grupo de agentes de la comisaría de Santa Coloma de Farners (Girona) acusados de connivencia con diversos narcotraficantes demuestra que los policías imputados obtenían ingresos fijos y variables y que, en ocasiones, llegaron a extorsionar a los camellos a los que tenían poco menos que subyugados.

El delator de esa presunta trama corrupta, un traficante que, además, hacía las veces de confidente, compareció en dos ocasiones ante la División de Asuntos Internos y, en la segunda de ellas, explicó que el cabo imputado en la causa le exigió el pago de 45.000 euros por una partida de marihuana que se perdió.

Caso confirmado

Los hechos ocurrieron en 2018, cuando el cabo imputado (ahora encarcelado junto a otros dos policías) le entregó a su confidente 18 kilos de marihuana (probablemente sustraídos de algún alijo decomisado). Este último se dispuso a venderlos, pero antes de conseguirlo, fue objeto de un robo: cuatro miembros de una banda rival entraron en su casa y se llevaron, a punta de pistola, los 18 kilos de marihuana. Cuando el cabo se enteró, entró en cólera y le exigió a su confidente que le pagase 45.000 euros, que era el dinero que esperaba recibir de la venta de la droga.

El delator explicó, en enero de este año, a Asuntos Internos, que el cabo le presionó y amedrentó. Tanto es así que, desesperado y temeroso, le pidió al policía que detuviera a los miembros de varias bandas rivales para «despejar el mercado» y, así, tener mas beneficio para, de esta forma, poder «devolver» los 45.000 euros con la mayor rapidez posible.

Harto, lo denunció

El delator explica que el cabo y su grupo de fieles así lo hicieron y se produjeron masivas detenciones de camellos en la demarcación de Girona. Aun así, tenía dificultades para conseguir y devolver dicha cantidad de dinero. Quizá fue esta angustiosa situación la que le impulso a comparecer ante Asuntos Internos y explicarlo todo.

Que conste que, paradójicamente, el delator, autoreconocido traficante, no ha sido imputado en esta causa. En cambio, el juzgado de instrucción, número 1, de Santa Coloma de Farners ha ampliado la imputación a dos agentes más de los Mossos, lo cual hace que ya sean cinco los policías catalanes investigados en esta causa.

2 Comentarios

  1. Un auto «conocido traficante» de drogas en vez de estar en Prisión, gracias a su denuncia manda a 3 policías a la cárcel y 2 más van de camino y si se sigue tirando del hilo seguramente serían decenas de corruptos con chapa y pistola los que irían cayendo.
    Si empiezan hablar los confites tendrán que construir una cárcel para estos y ellos.

    • ¿Podría, ser que estos agentes sufran de magia negra desde Burundi y hayan entrado en trance psicótico al unísono?
      Aquí se tendrá que escuchar a Rosa Peral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here