Los Mossos contemplan desobediencia grave en los detenidos en la rave de Llinars

A pesar de que la Fiscalía invoca un delito contra la salud pública, de momento la policía judicial no lo contempla y acusa a los dos detenidos, presuntos organizadores de la rave de Llinars, de un delito de resistencia y desobediencia a agentes de la autoridad.

Los Mossos contemplan desobediencia grave en los detenidos en la rave de Llinars
Los agentes de los Mossos personados en el lugar identificaron a 215 personas / EFE

Los dos presuntos organizadores de la ‘rave’ ilegal de Nochevieja en una nave abandonada de Llinars del Vallès (Barcelona) pasarán a disposición del juzgado de guardia de Granollers este lunes por la mañana, según han confirmado a eltaquigrafo.com fuentes judiciales. Según el atestado policial, citado por dichas fuentes, los Mossos acusan a los dos detenidos de un delito de resistencia y desobediencia grave a agentes de la autoridad, después de no poner fin a la fiesta ilegal – al margen de las restricciones sanitarias – organizada el pasado jueves 31 de diciembre y que se prolongó durante cerca de 40 horas.

Los detenidos, ambos investigados por ser los presuntos responsables de la organización del macro evento, son una mujer de 29 años holandesa y con vecindad en Amsterdam, y un hombre de 22 años, de nacionalidad española y con domicilio en Tarragona. Y, a pesar de que la Fiscalía invoca un delito contra la salud pública, la policía judicial no lo contempla. Según fuentes judiciales, se trata de un caso complejo al no existir en el Código Penal ningún delito tipificado que ampare o justifique su arresto más allá de la desobediencia.

Dos centenares de personas implicadas

En el operativo policial desarrollado 40 horas después del inicio de la ‘rave’, los agentes de los Mossos personados en el lugar identificaron a 215 personas. Todas ellas serán denunciadas por vulnerar la normativa vinculada a las restricciones sanitarias con multas administrativas de 3.000 euros, mientras que los organizadores deberán afrontar sanciones más severas de hasta 600.000 euros.

Según han informado fuentes de los Mossos d’Esquadra, no se tiene constancia de antecedentes ninguno de los dos acusados, que fueron detenidos en el mismo lugar donde se celebraba la fiesta y fueron trasladados a la comisaría del cuerpo en Granollers. Otras cinco personas quedaron investigadas por un presunto delito de desobediencia. Fuentes vecinales, sin embargo, aseguran que dada la localización de la nave que acogió la fiesta es !muy complicado! hacer un control de todos los que estuvieron presentes y están seguros de que más de uno y más de dos abandonó y/o huyó del lugar campo a través.

publicidad

Macrooperativo policial 40 horas después

En el operativo policial participaron unos 200 agentes de los Mossos d’Esquadra. Un centenar de los identificados son españoles, 35 franceses, 10 italianos y 10 andorranos, además de personas procedentes de Austria, Holanda o Luxemburgo. El dispositivo, finalmente, se puso en marcha este sábado a las 12 horas, tras varios intentos de negociación fallidos y después de cerca 40 horas ininterrumpidas de fiesta.

Según fuentes policiales se había optado por no desalojar hasta este sábado para evitar incidentes graves. Esa inacción a lo largo de más de un día y medio, en plena pandemia, ha abierto un nuevo enfrentamiento en el seno del Gobierno catalán.

El ocio nocturno saca humo…

La patronal catalana del ocio nocturno Fecasarm y la de ámbito español Spain Nightlife han anunciado este domingo que ejercerán la acusación popular en el caso judicial abierto por la fiesta ‘rave’ ilegal que se prolongó durante 40 horas en Llinars, hasta que fue desalojada por los Mossos.

Las patronales de los locales de ocio nocturno avanzan en la nota que ejercerán la acusación popular por un delito de desobediencia, en el marco de las restricciones por la pandemia del coronavirus, ya que, según afirman, «el Código Penal no contempla como delito las conductas relacionadas con la propagación de enfermedades y epidemias».

Las patronales adelantan también que pedirán al Gobierno central que impulse la modificación del Código Penal para castigar aquellas conductas como delito, como ocurre en otros países, ya que, aseguran, las sanciones económicas que se imponen ahora por hechos similares «no se cobran nunca».

Los límites de la ley actual

Con la actual legislación, razonan las entidades patronales, si de la fiesta se deriva alguna infección grave o la muerte de una persona, no se podría acusar a los organizadores de un delito de lesiones o de homicidio, y subrayan que, en cualquier caso, si se dieran esas eventuales, las circunstancias de la fiesta harían «muy difícil demostrar la relación causa-efecto».

Según las dos organizaciones, con la actual legislación los organizadores sólo deberán enfrentarse a un año de prisión por un presunto delito de desobediencia y una multa de hasta 600.000 euros.

2 Comentarios

  1. salio en la tv un panfleto vinculado a este medio, agravando el hecho de la celebracion de la rave de este año, con el argumento de que se habia celebrado el año anterior y el anterior y el anterior…kaspa y ruina

  2. el ocio nocturno ha sido, es, y sera un chollo para los buitres empresariales…no respetan licencias, ni resuelven conflictos de convivencia con los vecinos, ni cumplen normativas, ni cumplen con los convenios de los trabajadores, ni pagan horas extras, la mayoria de los contratos a media jornada o en situacion irregular, 2 cajas A y B, idem con los provedores, nula actividad artistica/tecnica…comprar y vender, comprar y vender, comprar y vender…sin pagar, sin cumplir con los derechos de los trabajadores…los extreminadores del botellon, organizando fiestas privadas para la elite…ENSALADA DE DOBLE MORAL, sin novedades por el facherio y el crapuleo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here