Los Mossos buscan el cadáver de Janet Jumillas

Los Mossos d'Esquadra han encontrado en la vivienda de uno de los dos detenidos por la desaparición de Janet Jumillas indicios de que la mujer habría fallecido de forma violenta, lo que lo convierte en el principal sospechoso de su muerte

Los Mossos buscan el cadáver de Janet Jumillas
Una imagen reciente de la desaparecida Janet Jumillas

Los agentes de la Policía Científica de los Mossos d’Esquadra han encontrado elementos que confirmarían que la vecina de Viladecans desaparecida desde el pasado 13 de marzo, está muerta. Los investigadores localizaron en la vivienda de uno de los dos detenidos este martes en Cornellà de Llobregat (Barcelona) restos de sangre que, a falta de la confirmación oficial en el laboratorio, todo parece indicar de que se trata de restos biológicos de la víctima, Janet Jumillas de 39 años.

Los agentes de la Unidad Central de Desaparecidos de los Mossos realizaron el martes dos detenciones. La más importante, como adelanta La Vanguardia, la de un tal Aitor, español, de unos 30 años, y que se había trasladado hacía pocos meses al piso del número 33 de la calle Ramon Sala i Massaguer de Cornellà.

Para la policía autonómica él es el presunto autor material del crimen y este jueves por la mañana pasará a disposición judicial acusado de homicidio. El otro detenido, un tal Iván, también español y más joven, pasará a disposición judicial, pero acusado de encubrimiento.

Reconstrucción de los hechos

Los investigadores han conseguido descubrir, siguiendo el registro de cámaras de vigilancia y otros testimonios, los pasos que Janet Jumillas siguió antes de desaparecer. Los agentes consideran que la vivienda de Aitor es el último sitio al que se dirigió con vida la mañana del 13 de marzo.

Los Mossos no tienen ya ninguna duda de que la víctima salió de su casa en Viladecans a primera hora de la mañana y se dirigió a Cornellà, donde estacionó su vehículo muy cerca de la oficina de la Agencia Tributaria de la localidad, donde pretendía hacer unas gestiones. De hecho, así se lo comunicó a un sobrino mediante un mensaje de voz telefónico.

Lo que ocurre es que la mujer nunca llegó a entrar en la oficina y se dirigió voluntariamente hasta el domicilio de Aitor, a unos diez minutos a pie de la oficina de hacienda. Los vecinos del principal sospechoso explicaron que el hombre hacía pocos meses que vivía de alquiler en el piso y que la vivienda era un ir y venir de personas.

Lo que pasó en el interior del inmueble sigue siendo un interrogante para los agentes, pues ambos detenidos se han negado a declarar y/o colaborar con la policía catalana. El caso se encuentra bajo secreto de sumario por orden del juzgado de instrucción 4 de Cornellà.

Conocidos de Janet

Tanto Aitor como Iván admiten conocer a la víctima, pero niegan estar involucrados en la desaparición de ésta.

La mujer conocía al hombre que supuestamente la mató, según fuentes del entorno, pero no mantenía con él una relación estable. Ni siquiera había dado demasiados detalles a su familia y amigos del hombre, que ronda la treintena.

Ahora el principal objetivo de los agentes es intentar encontrar el cadáver de la mujer, que sospechan que está muerta y así se lo han comunicado a la familia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here